La Guardia Civil investiga el origen del ciberataque que afecta a la Cooperativa Bajo Duero (Cobadu) tras la denuncia efectuada por responsables de la entidad; una agresión que tuvo su inicio “hacia las dos o las tres de la madrugada del pasado lunes” con gran impacto en todo el sistema informático. Fuentes de Cobadu señalan que, de momento, “se desconoce el origen”, y ponen de manifiesto que el ataque implicó “un paro importante porque entorpeció los trabajos al afectar a la red interna”. No obstante, señalan que la Coooperativa ha seguido repartiendo pienso y productos a los socios, como los servicios de agricultura, lo seguros y la telefonía, y aseguran que “las fábricas ya están funcionando” aunque prosiguen “las pautas que hay que seguir para recobrar toda la normalidad lo antes posible”.

Recalcan que “estos ataques invisibles hacen daño” e insisten en transmitir a socios y clientes un mensaje de tranquilidad en tanto se resuelven los problemas relativos al funcionamiento pleno de la red.

A consecuencia del ataque informático quedaron inoperativos los ordenadores y las básculas, entre otros elementos, como cintas transportadoras, lo que impidió el proceso de molienda de ciertos piensos y la carga de los mismos, aunque hubo una funcionalidad en lo tocante a las cargas a granel de granos. A la solución del problema se han dedicado desde el primer momento de lleno, con todos sus medios y capacidades, los informáticos con el objetivo de recuperar la normalidad.

Cobadu envió el lunes a sus clientes un mensaje en el que les informaba del "ataque informático que afecta a nuestra red interna". Indicaba, además, que los informáticos y proveedores especializados estaban trabajando para recuperar la normalidad lo antes posible y pedían a socios y clientes "paciencia" al tiempo que manifestaba que se trabajaba para seguir ofreciendo a los mismos productos de siempre en el menor tiempo posible". Asimismo, manifestaban la voluntad de Cobadu de atender ante cualquier duda o problema.