El Consejo de Gobierno ha aprobado la declaración de la localidad de Villardeciervos, en Zamora, Bien de Interés Cultural con categoría de Conjunto Histórico. Con esta declaración se resuelve el expediente incoado en 1987, aunque la protección jurídica como Bien de Interés Cultural tiene efecto en el momento en que fue incoado. Con la declaración BIC de Villardeciervos, la Junta avanza en su compromiso de Legislatura de concluir todos los procesos de declaraciones pendientes.

En la delimitación de la zona afectada por la declaración BIC del Conjunto Histórico de Villardeciervos, se ha tenido en cuenta su ubicación en el Espacio Natural de la Sierra de la Culebra, de alto valor ecológico y cultural, entendiendo que la delimitación establece un instrumento idóneo para preservar la relación entre el conjunto y el medio físico en que éste se enclava, con una arquitectura caracterizada por la adaptación a su entorno, a los usos y aprovechamientos tradicionales.

La localidad de Villardeciervos se encuentra situada en las estribaciones de la Sierra de la Culebra, en el extremo occidental de la provincia de Zamora en la confluencia de las comarcas de Aliste y Sanabria, constituyendo uno de los ejemplos más completos de arquitectura rural de la provincia de Zamora.

Los diferentes asentamientos humanos existentes en la zona, hablan de la ocupación del territorio desde época prerromana y romana, con algunos castros singulares

Los diferentes asentamientos humanos existentes en la zona, hablan de la ocupación del territorio desde época prerromana y romana, con algunos castros singulares. Pese a estos precedentes, el actual núcleo urbano de Villardeciervos no presenta una antigüedad más allá de Época Moderna.

El plano urbano actual se define por su plenitud, en un espacio geográfico a los pies de la cadena montañosa de la Sierra de la Culebra, con un hábitat disperso, organizado en distintas manzanas o grupos de caserío de diferentes tamaños. La iglesia en el lado oeste, se sitúa a una cota más alta que el resto de las construcciones, rodeada de un amplio atrio. A sus espaldas, quedan las ruinas de un caserío conocido como el ‘palacio’.

El mantenimiento de grandes parcelas agrícolas y edificaciones destinadas a los corrales familiares y explotación agrícola constituyen una de las características más singulares de este Conjunto Histórico. A su vez, las calles irregulares conservan el carácter de los antiguos caminos de los que derivan. La piedra de las construcciones es el elemento protagonista de esta arquitectura de mampostería, reservándose grandes sillares para las esquinas, con ventanas escasas en número y proporciones. La madera es el otro material protagonista de la arquitectura tradicional de la localidad.