La “Unión Internacional para la Defensa de Motociclistas” (IMU), asociación sin ánimo de lucro para la defensa de los derechos de los usuarios de motocicletas y ciclomotores en todo el mundo y con origen en España, ha denunciado al Ministerio de Fomento y a la Dirección General de Tráfico por la instalación de los denominados “dientes de dragón” en la carretera Nacional 122 en las inmediaciones de las travesías de las localidades de Alcañices y Fonfría. “Son ilegales. Esas Marcas son ilegales. ¿Para cuándo la Dirección General de Tráfico cumplirá la Ley y sancionara estas acciones? ¿Para cuándo el titular de la vía cumplirá la Ley?” se preguntan.

Según la Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas “por mucho que se empeñen en hacer experimentos con los ciudadanos y en sus carreteras, la ley no les deja hacer todo. Hay una máxima importante para la seguridad de los motociclistas, y es que cuanta menos pintura mejor. Debemos recordar que el cambio súbito de las características funcionales del firme, de más adherencia a menos adherencia pone en peligro la estabilidad de nuestras motocicletas”.

La ruta por “La Era” y el “Monte de Sahú” contarán con capa de rodadura

Aseveran que el articulado del Real Decreto 1428/03 advierte al titular de la vía que las señales que se pueden poner son las que vienen en el catálogo oficial de señales de circulación y que refuerza la ilegalidad del hecho lo dictado en el mismo texto legal y en el artículo 139”. Por ello creen que “deben retirarlas en base a la orden que les da el artículo 142.1 del Real Decreto y la Jefatura Provincial de Tráfico debe de iniciar expediente sancionador en base a lo establecido en los artículos del citado Decreto. “Los agentes de la autoridad deben proceder a la denuncia” señalan.

La Unión Internacional para la Defensa de los Motociclistas tiene como principal misión “garantizar la difusión de las buenas prácticas, debilidades y estrategias para la defensa de los ciudadnos usuarios de motociclistas y ciclo motores” “Luchamos por nuestro derecho a la seguridad por nuestra libertad y lo hacemos sin fronteras. Hay un camino que debemos recorrer, que se camina unidos y es esa unión y encuentro la mejor arma de lucha. Luchamos con razón, conocimiento, paciencia y es imposible comprarnos”.

Adecuación del camino entre Alcañices y Vivinera para que los residentes no paseen por la carretera.

Los “dientes de dragón” se instalaron el pasado miércoles y jueves en las inmediaciones de las travesías de Alcañices y Fonfría donde a lo largo de este mismo año se han producido accidentes mortales. Aunque su instalación en Aliste llevó a la sorpresa en un primer momento, la realidad es que su implantación no es nueva y desde hace varios años son muy empleados en las entradas de las poblaciones en el Reino Unido. El 2018 el Ayuntamiento de Gijón los incluía en su Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura. Los dientes de dragón se cree que crean un efecto óptico que invitan a reducir la velocidad de ahí su instalación.

Al parecer existen estudios de sociedades de ingeniería que destacan esta solución como una de las que logra mejores efectos a la hora de reducir la velocidad por parte de los usuarios de las carreteras. Entre los motoristas son considerados un grave peligro.

Expertos en seguridad vial advierten que para los dientes de dragón deberían de utilizarse lechadas o pinturas de alta fricción cuyo objetivo sería el evitar que cuando una moto, ciclomotor o bicicleta pase sobre ellas corran peligro por falta de adherencia. Otra alternativa sería pintar solo el entono de los fuentes. En la Nacional 122 se han pintado en toda su extensión.

Aliste y Tras os Montes insisten en que la prioridad es reconvertir la carretera Nacional 122 en Autovía “A-11”, desde Zamora a San Martín del Pedroso y Quintanilha, donde comienza la autopista Trasmontana que une con Oporto.

UNA AUTOVÍA DE 380 MILLONES DE COSTES Y CON SOLO 400.000 EN EL PRESUPUESTO

El coste en obras de la autovía rondaría los 380 millones de euros, –más de 400 incluyendo las expropiaciones y pago de lo terrenos y derechos afectado–, y para la que en los presupuestos generales del Estado del año 2021 solo se incluyen 400.000 euros. Un problema que se ha arrastrado sin solución durante los gobiernos de José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero, Mariano Rajoy y ahora Pedro Sánchez. Se promete cuando gobiernan y se exige cuando están en la oposición pero sigue sin ser autovía que garantice unas prestaciones acordes la tránsito actual y garantice la seguridad vial

Por una parte, mientras el Ministerio de Fomento instalaba esta semana la nueva y llamativa señalización horizontal en el Itinerario Europeo-82, el Ayuntamiento alcañizano, presidido por Jesús María Lorenzo Más, ha iniciado la adecuación y mejora del antiguo “Camino de la Villa”, para facilitar la conexión viaria entre los cascos urbanos de Vivinera y Alcañices para que los viandantes no utilicen los peligrosos arcenes de N-122. Gran parte de su trazado discurren en paralelo.

Los arcenes de la carreteras son un auténtico peligro para pasear. En la Nacional 122 hoy día sería una auténtica temeridad dado el amplio tráfico de trailers de transporte internacional que van y vienen de la vecina Portugal.

Arreglo del camino que une Alcañices con Vivinera Ch. S.

El “Camino de la Villa” es uno de los más utilizados por los vecinos de ambos pueblos para realizar, en solitario o en grupo, los clásicos paseos de mañana o tarde cruzando por enclaves paradisíacos como el robledal del Monte de Sahú, donde se ubica el área recreativa y se puede hacer un alto en la senda y descansar. Actualmente estaba l la mitad de su trazado y ahora se afronta la mejora del resto.

La inversión económica para la ejecución de esta segunda y última fase asciende a un total de 16.109 euros que cofinancia la Diputación Provincial de Zamora a través del Fondo de Cooperación Económica Local. De momento la motoniveladora de la empresa adjudicataria ha comenzado con la explanación del camino para luego proceder a mejorar el firme. En esta segunda fase se abrirá la caja a lo largo de tramo de la zona de Alcañices y se actuará en los últimos 400 metros de Vivinera.