Un cierre preventivo y casi total de los establecimientos públicos, incluido el Ayuntamiento y la oficina de turismo, ha sido la respuesta de Villardeciervos tras confirmarse cuatro casos positivos de COVID-19. Entre hoy domingo y mañana lunes se realizarán PCRs a todos los residentes de la residencia de la tercera edad “Sagrada Familia” y los trabajadores, además de los contactos directos de los cuatro positivos, que presentaban síntomas, principalmente fiebre. También se han efectuado o se van a efectuar pruebas a seis trabajadores de Medio Ambiente.

El centro escolar abrirá hoy lunes sus puertas, aunque es previsible que algunos alumnos no acudan a clase por decisión de los propios padres, ya que no hay orden de cierre de las aulas.

El alcalde, Lorenzo Jiménez Martínez, precisó que la decisión de cerrar ha partido de los propios empresarios, aunque están garantizado el suministro a domicilio de alimentos o cualquier otra necesidad, desde el supermercado y el comercio. Este cierre voluntario “es lo más lógico porque hay mucha gente mayor en el pueblo”.  Algunos establecimientos de restauración han cerrado sus instalaciones al público pero siguen atendiendo a las personas alojadas en las habitaciones.

El responsable municipal señaló que de momento no se ha constatado un brote, sino que son casos aunque queda por determinar si tienen conexión entre sí y si proceden de un mismo punto de contagio. El alcalde señalaba que están a la espera de los resultados en uno o dos días, además de explicar que ha sido el Ayuntamiento quien ha contactado con la Delegación Territorial de la Junta en Zamora para ver el alcance de estos casos que se han conocido este fin de semana.