Los consultorios rurales de la comarca de Sayago empiezan a reanudar su actividad con el apoyo de los ayuntamientos, que deberán de dotar de un teléfono móvil a los médicos para que puedan comunicarse directamente con sus pacientes y concertar la cita previa obligatoria. Algunos alcaldes ya han confirmado que acceden a esta petición, que rechazaron cuando se planteó en el verano, "porque lo primero son nuestros vecinos y si la manera de que se abran los consultorios es dotando de un teléfono para favorecere la comunicación directa con los médicos, en nuestro caso lo vamos a hacer" confirma el regidor de Almeida, Miguel Alejo.

Aunque considera que este nuevo planteamiento debería haberse expuesto en su "lugar natural", que sería el Consejo de Salud", y debería ser "una competencia de la Junta", Alejo expresa que los alcaldes "debemos velar por que nuestro vecinos tengan la mejor asistencia posible y ahora las cosas están como están" afirma aludiendo a la pandemia del COVID 19.

Luelmo, Moral o Moralina son otros pueblos que han accedido a dotar de teléfono móvil a su facultativo. En el caso de Fariza su alcalde, Manuel Ramos, defiende que esta petición "debería tratarse en una reunión de la Mancomunidad, al igual que en la anterior ocasión, para tomar una postura conjunta. Ramos no descarta que pueda acceder a la petición del teléfono, pero a la vez denuncia la "falta de planificación" de la Consejería de Sanidad.