El Ayuntamiento de Ferreras de Arriba proyecta la construcción de un centro sociocultural en el solar de lo que era la vivienda del cura. El inmueble fue demolido, desescombrado tras el derrumbe de la techumbre y convertido en un solar.

El edificio se habilitará con un área para facilitar las opciones de teletrabajo. En los últimos meses hasta 11 personas se han empadronado en el municipio, tanto en Ferreras como en el anejo de Villanueva de Valrojo.

El proyecto está en fase de redacción tras la decisión de la corporación local de dar uso a este céntrico punto del pueblo. La idea del ayuntamiento que preside Gregorio Sampedro es construir un salón sociocultural, un gimnasio y dotar una parte del edificio con tecnología para fomentar el teletrabajo, con 8 ó 10 puestos para usuarios, pymes o similares.

El solar cuenta con una superficie de 625 metros cuadrados aproximadamente donde poder ejecutar el edificio con las prestaciones señaladas.

Ferreras cuenta en estos momentos con línea ADSL hasta el edificio consistorial. Este año unas seis personas que se han venido a vivir al pueblo han podido seguir con su trabajo, desde las dependencias municipales, donde se les ha facilitado poder hacer teletrabajo. Ese ha sido el motivo por el que la Alcaldía se ha planteado ampliar los servicios del centro sociocultural para atraer personas que puedan hacer su trabajo desde el pueblo. Desde la Alcaldía y a raíz de la crisis sanitaria de coronavirus, este proyecto “es una forma de intentar que los pueblos puedan vivir en medio de esta despreciable enfermedad”.

Las obras no han parado estos meses en el casco urbano de Ferreras de Arriba, así ayer se procedió al replanteo de las obras de lo que será el consultorio médico y el tanatorio, para su inminente comienzo. Se han sustituido todas las lámparas del alumbrado público por tecnología LED, además de ampliar luminarias en las entradas al casco urbano por las carreteras de Villardeciervos y Sarracín. La ampliación de alumbrado también se ha extendido hasta el campo de fútbol, a lo que hay que sumar una renovación de los elementos del parque infantil con una tirolina, varios columbios y riesgo por aspersores para el recinto.

En la calle Fontanova se ejecuta la obra de asfaltado de los 950 metros de longitud por 9 de ancho, para posteriormente instalar alumbrado público. Y en ejecución está la construcción de 36 nichos y 60 columbarios.