La Corporación de Villar del Buey celebró en la mañana de ayer una sesión plenaria que tuvo como asunto principal informar sobre la actual gestión de la residencia de mayores Santa Marina, que ha pasado a ser gestionada por Residencias Asistenciales “El Niño Jesús”, S. L. tras la falta de personal al que llevó al centro el COVID-19, y que afectó a la práctica totalidad del personal laboral. Fue una decisión adoptada tras ser informado por la Gerencia de Servicios Sociales que incluso indicó la empresa que se prestaba para poner personas y el equipo gestor.

El alcalde del municipio y diputado provincial del Partido Popular, José María Nieto Vaquero, expresó que lo que más interesa en estos momentos es que la residencia esté atendida y lo está perfectamente porque el problema está resuelto”. “Lo que venga después ya se verá” añadió. Es una solución “provisional” y de urgencia ante la situación en que se hallaba el centro y que extiende, según la resolución de la Alcaldía, “hasta que Socioconsulting Zamorana Vestas pueda garantizar la prestación del servicio asistencial a los usuarios del centro en unas condiciones de continuidad, regularidad y calidad adecuadas”.

También se dio cuenta de un proyecto de iluminación en los pueblos del municipio, informó ayer el regidor.

El Pleno de ayer se desarrolló sin público porque los tres interesados en seguir su desarrollo fueron interceptados por el alcalde en el interior del Ayuntamiento, que les indicó que no podían asistir “por el COVID-19”. Aunque preguntaron que “¿dónde lo indicaba” y sobre el aforo”, optaron por abandonar el lugar “para que no decidiera suspender la sesión e informara de la cuestión de la residencia Santa Marina”.

Algo que hizo al contestar a las preguntas sobre el particular que formularon desde la oposición socialista, señalan desde el PSOE. Entre los que se impidió la entrada a la sala está al secretario de Organización y portavoz del PSOE en la Diputación Provincial, Eduardo Folgado, y al Secretario General del PSOE de Sayago, Javier Álvarez. No obstante, el PSOE señala que “la contestaciones de José María Nieto a las preguntas han sido respuestas verbales ambiguas, imprecisas e inconcretas y ningún informe ni documento municipal que avale y detalle las presuntas actuaciones del Ayuntamiento de Villar del Buey ante el brote de COVID-19. También respuestas verbales para negar las denuncias vecinales sobre los presuntos incumplimientos del Alcalde a su confinamiento y las circunstancias que motivaron el mismo”.

Desde el PSOE se cuestiona la forma en que se procedió a entregar la gestión de la residencia a una nueva empresa y consideran que debería haberse adoptado con acuerdo de la Corporación.

Por otra parte, familiares de residentes expresaron ayer sus quejas por no saber a quién remitirse “para informarme porque estamos con el alma en vilo y si hay nueva empresa debemos dar autorización para el uso de datos privados”.