La Corporación de Villar del Buey celebró esta mañana una sesión plenaria que tuvo como asunto principal el informar sobre la actual gestión de la residencia de mayores Santa Marina, que ha pasado a ser gestionada por Residencias Asistenciales “El Niño Jesús”, S. L. tras la falta de personal al que llevó al centro el COVID-19, que afectó a la práctica totalidad del personal laboral.

El alcalde del municipio y diputado provincial, José María Nieto Vaquero, expresó que "lo que más interesa en estos momentos es que la residencia esté atendida y lo está perfectamente porque el problema está resuelto”.

El Ayuntamiento autorizó a la empresa Residencias Asistenciales “El Niño Jesús”, S. L. hacerse cargo de la gestión de la residencia con el personal que considere apropiado, tras ser informado de la situación por la Gerencia de Servicios Sociales, y la autorización municipal se extiende hasta que a la actual concesionaria pueda garantizar la prestación del servicio del centro en las condiciones adecuadas.  

El Pleno se desarrolló, según indica la Alcaldía, cumpliéndose estrictamente el aforo. También apuntó que "algunos quisieron reventarlo". El regidor decidió no permitir el acceso a responsables del PSOE que acudieron a la sesión.