Bárbara Végmed interpretando a Frida Kahlo junto al actor mexicano Efrén Olson-Sánchez. | Cedida

“El silencio es calidad de vida y aquí lo tenemos”. José Luis Donaldson y Bárbara Végmed, artistas de danza y teatro, creadores de la compañía “Todoart13”, han encontrado en Muga de Sayago su particular refugio. Un espacio tranquilo y en armonía con la naturaleza, complemento perfecto para la capacidad creadora de esta pareja que abandonó el Reino Unido para asentarse este rincón de Zamora.

Cuentan que, como muchas cosas en su vida, un golpe de suerte les situó en Sayago. Un madrileño de ascendencia escocesa y una canaria con raíces “rayanas” de pronto descubrieron Torrefrades, un punto intermedio en el mapa del viaje en moto que realizaban desde Inglaterra hacia el sur de España. “Era el verano de 2018, estábamos en Le Mans, el día que Francia ganó el mundial de fútbol, y cuando me puse a organizar la ruta hacia España veo que Torrefrades es un buen lugar de parada entre León y Mérida. Hice la reserva en la casa rural y cuando Elena (la responsable del establecimiento) nos mandó la información de la zona decidimos quedarnos algunos días más” recuerda José Luis. Fue conocer este territorio y quedarse maravillados. Después de cinco años en Inglaterra tenían ganas de volver España, quizás Andalucía, un lugar de mar, pero Sayago salió al encuentro de forma inesperada.

“Le dije a Bárbara, nos vamos a Torrefrades y si somos felices nos quedamos, si no nos vamos. Pues acabamos de cumplir un año y aquí estamos” relata Dondalson desde su residencia en Muga, donde han alquilado una casa que ocuparon el 9 de marzo, apenas una semana antes del confinamiento.

Bárbara y José Luis en el jardín de su casa en Muga de Sayago José Luis Fernández

¿Qué encontraron en Sayago? “Nos gustó el lugar, reconozco que al principio me daba un poco de respeto el cambio que íbamos a hacer, pero después de un año el balance es bueno. Me gusta la tranquilidad y eso me atraía mucho de este espacio; pasear y correr por aquí es maravilloso” relata Bárbara, que como bailarina necesita una preparación física extraordinaria.

“No es que buscáramos este paraje -intercede José Luis- pero yo me sentía bien. Además mi madre era de Ávila, tengo raíces castellano-leonesas. Nuestra idea era, si somos felices aquí, nos quedamos y sino seguimos para Andalucía y nos buscamos algún sitio cerca del mar”. Ella, como isleña, lo echa en falta y “sin embargo he tardado un año en empezar a pensar que lo necesitaba”. Algo tendrán que ver sus orígenes castellanos y portugueses; “fue una sensación muy bonita venir aquí, era como que de repente me encontraba con mis ancestros, porque además tenemos Portugal al lado y nos encanta ir. Allí tenemos el rincón de pensar”.

El día 5 de septiembre presentan "Frida Kahlo" en el Monasterio de Granja de Moreruela

Tampoco fue complicado introducirse en el mundillo artístico zamorano. Torrefrades, otra vez, les abrió la puerta cuando asistieron a un concierto del grupo Vandalia, y a través de uno de los artistas conocieron a Pablo Lorenzo, un actor con el que conectaron desde el principio y les facilitó contactos con la profesión. Él será quien acompañe a Bárbara sobre el escenario el próximo sábado, 5 de septiembre, cuando representan “Frida Kahlo” en el Monasterio de Granja de Moreruela, dentro del ciclo de espectáculos Escenario Patrimonio promovido por la Junta. Una producción original de teatro y danza, escrita y dirigida por José Luis Donaldson, sobre la vida de la artista mexicana. El estreno en Zamora estaba previsto para el 30 de abril en el Teatro Ramos Carrión, pero el COVID 19 trastocó los planes y se representará el día 18 de septiembre.

“Estamos muy agradecidos al Ramos Carrión, en seguida nos programaron y nos facilitaron una residencia artística, ha sido fantástico” reconocen. “Frida Kahlo”, que se estrenó por primera vez en México en 2008, es una de las creaciones de la compañía “Todoart13” que también ha producido “Deus ex machina”, presentadas en escenarios del Reino Unido como Ringwood, Bristol, Brighton, Southampton y West End de Londres.

Vivir en el pueblo es maravilloso porque tienes la tranquilidad del campo y puedes pensar con sosiego

Antes de Frida, la compañía ha tenido la oportunidad de actuar en el Teatro Principal donde presentaron “Post-its. Notas de un matrimonio” dentro del proyecto del colectivo Escénicas Zamora. Pero desde su rincón rural echan de menos un circuito cultural en los pueblos. “Sorprende que, con tantos municipios como tiene Zamora no haya un tejido cultural que sería positivo para los habitantes y para los artistas. Sería una buena plataforma” apunta Donaldson. Una oportunidad valiosa en estos tiempos de incertidumbre que los artistas viven encantados desde un rincón de Sayago.

Acostumbrados a recorrer mundo, para José Luis y Bárbara “vivir en el pueblo es ideal porque tienes la tranquilidad del campo, puedes pensar con sosiego, crear y desarrollar tus ideas, y luego ya te desplazas a donde necesites presentar tu obra. Poder crear con calma es maravilloso” defiende Bárbara desde el jardín de la casa, donde se han estrenado con éxito con el huerto, y a pocos metros del lugar de ensayo, el centro cultural cedido por el Ayuntamiento. En Muga todo está a mano, también el silencio y una naturaleza que no deja de sorprender.