Grupo de albañiles junto a la pared reconstruida. | Cedida

Los tres camiones de paja y forraje llegados de Tierra de Campos. | Cedida

Encinar quemado en el incendio del pasado viernes en San Vicente de la Cabeza. | Cedida

Las muestras de solidaridad se suceden tras el gran incendio de Lober de Aliste que causo graves daños en explotaciones ganaderas de Domez de Alba y Vegalatrave y quemó una superficie de 1.934 hectáreas. En la propiedad de los hermanos Rey, de Vegalatrave, se han vivido en las últimas horas momentos de emoción gracias a los gestos de agricultores y albañiles aportando su granito de arena para aliviar los importantes perjuicios que ha originado el fuego.

Uno de esos actos encomiables en las últimas horas ha llegado de la mano de tres agricultores y transportistas de Tierra de Campos, en concreto de lo pueblos de Belver de los Montes, Vezdemarbán y Villarrín de Campos que han transportado hasta la explotación de Ismael Rey, en Vegalatrave, tres camiones con 60 toneladas de paja y forraje.

El aporte alimentario para los animales se suma al recibido hace una semana de ganaderos de la Tierra del Pan y la donaciones de productores de Aliste y Alba con los compañeros afectados. “Ya tenemos alimento para todo este año” expresa agradecido Ismael Rey tras recibir los tres camiones llenos de paquetes. Una iniciativa personal de los tres agricultores terracampinos al volante de los vehículos de unas 20 toneladas cada uno cargados de paja de trigo y cebada, y hierba forrajera con la que ayudarán a la alimentación las ovejas y vacas privadas de los pastos naturales que han quedado hechos ceniza. “Son compañeros que se han visto en una situación comprometida y esto nos puede pasar a cualquiera, por eso cuando nos enteramos por el periódico de la situación en la que quedaban, no nos lo pensamos ni un momento” cuentan.

Ayer se producía un nuevo gesto ejemplar de un grupo de albañiles procedentes de Almendra del Pan, Riofrío de Aliste, Villaralbo, Muga de Alba y Vegalatrave, unidos para reconstruir la pared de la perrera destrozada por las llamas en la explotación de los hermanos Rey. A las 8 de la mañana se pusieron manos a la obra y hacia las 12 la pared estaba de nuevo levantada gracias a la desinteresada mano de obra de los albañiles. Al final de la tarea los voluntariosos trabajadores fueron obsequiados con un almuerzo por los ganaderos en agradecimiento a la labor prestada.

“Ha sido impresionante la respuesta de todo el mundo y no dejamos de recibir llamadas ofreciéndonos ayuda” expresa Ismael Rey. La Asociación Zamorana para la Defensa de la Caza y la Pesca ha donado también sacos de pienso para los perros de la rehala del ganadero de Vegalatrave. Y han recibido la noticia de la llegada de un palé de pienso de Arrecal, la Asociación Regional de Rehalas de Caza.

“Desde ganaderos a cooperativas, cazadores, personas particulares, es exagerado cómo se está portando la gente” expresa el ganadero, uno de los principales damnificados del mayor incendio forestal del verano en Zamora y en toda Castilla y León.

EL FUEGO DE SAN VICENTE DE LA CABEZA FUE INTENCIONADO

El incendio forestal declarado la tarde del viernes en San Vicente de la Cabeza, en las cercanías del pueblo anejo de Campogrande, fue intencionado como ha confirmado la Junta de Castilla y León. El fuego, que se estabilizó en unas tres horas con el trabajo de un importante despliegue de medios, estaba controlado a las 3.30 horas de la madrugada de ayer. Maquinaria pesada, agentes medioambientales y cuadrillas nocturnas estuvieron trabajando durante la noche. Los datos oficiales confirman que ha quemado 13.04 hectáreas de arbolado (encinas), 1,60 de matorral y 0,17 hectáreas de pasto. Han trabajado en la zona dos técnicos, 6 agentes medioambientales, dos técnicos, helicópteros de Villaralbo, Rosinos y Villardeciervos, medios aéreos de Tabuyo e Ibias, cuadrillas de especialistas en extinción, cuatro cuadrillas de tierra y dos nocturnas. En las últimas horas se ha apagado también un incendio intencionado en Cozcurrita y en Villamor de los Escuderos.