“No es que queramos lavarnos las manos, es que las cosas sin gente solo son cosas”. El mensaje del cartel de la “No feria” de Moralina de Sayago, que este año hubiera cumplido su flamante XX aniversario en un 2020, describe un año raro sin fecha y sin hora en la tradicional Feria de Artesanía y Productos de la Tierra de Moralina que un día como hoy hubiera inundado de puestos y vida las calles del pueblo.

Pero el COVID 19 ha eliminado del mapa fiestas, ferias, toros, conciertos, mercados… Las pueblos de Zamora hoy vivirían su día más grandes con las calles, plazas y casas repletas.

Y Moralina de Sayago es un ejemplo de la rareza de este año de pandemia que para los vecinos de este pueblo que quería ser “redondo”. 20920, XX aniversario de la Feria de Artesanía. “Al final solo es redondo porque el bicho lo es” reflexiona el lingüista Julio Borrego, uno de los impulsores de la feria y dinamizador cultural en los veranos de Moralina.

No solo los vecinos, también los artesanos echan de menos su presencia hoy en el pueblo con los productos trabajados a lo largo del año. No ha podido ser. “Sentimos una especie de vacío extraño” se sincera una de las participantes en la feria a través de los mensajes transmitidos.