Conseguir la declaración de Fiesta de Interés Nacional para el Zangarrón de Sanzoles es el gran objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento de Sanzoles. En breve se presentará al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo la solicitud que aspira a conseguir en el tercer intento. En los anteriores fue denegada por no cumplir uno de los requisitos exigidos, el de acumular un número determinado de referencias en medios de comunicación de tirada nacional sobre la manifestación hiemal.

María Mulas, alcaldesa de la localidad de Tierra del Vino, asegura que ahora sí, que se cumplen todos los requisitos para que el Zangarrón sea declarada la primera declaración de Fiesta de Interés Nacional de la provincia.

Representantes de la comisión de trabajo compuesta por varios componentes de la Asociación Amigos del Zangarrón de Sanzoles y la propia alcaldesa han entregado a los miembros del equipo de gobierno del Ayuntamiento el estudio técnico realizado que la institución local presentará al Ministerio de Turismo durante un acto celebrado en el Centro de Interpretación de la mascarada. Como testigos del acto, enseres, fotografías y la memoria sentimental de todo un pueblo que se vuelca con una fiesta que se vive en la localidad durante todo el año y que se celebra todos los 25 y 26 de diciembre.

Los vecinos de la localidad han hecho sonar los cencerros todas las tardes que ha durado el confinamiento por la Covid-19. Ha sido su homenaje a quienes han luchado en primera línea contra la pandemia y una manera de rescatar una de las explicaciones del origen de la fiesta, la de que nació ligada a una peste que diezmó la población.

La mascarada de Tierra del Vino cuenta desde 2005 con la declaración de Fiesta de Interés Regional, concedida por la Junta de Castilla y León por sus valores etnográficos y tradicionales. Está incluida en el proyecto internacional que opta a conseguir para las mascaradas de invierno de varios países europeos la calificación de la Unesco de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.