Público asistente a la celebración. | Jose Luis Fernández

Mujeres en Igualdad de Zamora organizó ayer viernes un acto de homenaje a la mujer rural, desarrollado en la plaza del Ayuntamiento de Morales del Vino, que contó con la presencia de la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidad, Isabel Blanco.

El acto tuvo lugar adoptándose todas las medidas de precaución fijadas por los organismos para evitar contagios y propagación del COVID-19, tales como un aforo limitado a 150 personas, unas distancias de metro y medio y el uso de mascarillas, según precisó ayer la presidente del colectivo Ana Díez.

Isabel Blanco destacó que “la igualdad es una de las apuestas claras de esta legislatura de la Consejería” y resaltó el homenaje como una manera “de dar visibilidad a la mujer del mundo rural, sin las cuales los municipios no saldrían adelante”. La consejera reparó en las diferentes ayudas que la Junta de Castilla y León saca adelante para contratar mujeres o para desarrollar planes relacionados con este colectivo, entre las que mencionó la plataforma on line creada para que las niñas que viven en el medio rural puedan acceder a clases y a desarrollar sus vocaciones. También aludió a la colaboración con otras consejerías, como Agricultura, para forjar un plan integral con implicación de la mujer que reside en el medio rural.

Ana Díez, por su parte, destacó que se trata de un homenaje organizado en un momento marcado por la pandemia y con el que trata de resaltar “el peso que tiene la mujer en medio rural, al margen de la lucha contra la violencia de género”. Hizo alusión al desarrollo de un acto en un momento en que toda la sociedad está con la cuestión de “la España vaciada, pero en que los pueblos están llenos de personas y en los que la mujer tiene una gran importancia porque recibe a los hijos que están fuera y trata de mantener vivas las tradiciones e impulsar el desarrollo”.

El acto cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Morales del vino “que siempre ha prestado su apoyo a todo lo que hiciéramos en el medio rural”.

Ana Díez señaló que la violencia de género es una situación “complicada” en el medio rural y apostó por quitar “el miedo a denunciar” y por ayudar a encauzar éstas ante los organismos competentes. Hizo alusión a que los casos de violencia de género “ se han disparado durante el confinamiento” y expresó la voluntad de abordar esta cuestión en mayor profundidad entrando en contacto con alcaldes y concejales. Hizo mención a las farmacias como unos puntos interesantes por su cercanía con la gente. El homenaje estuvo animado con la actuación del grupo de coros y danzas Doña Urraca.