El Seprona de la Guardia Civil investiga la caza ilegal de un ciervo en el coto de Villardeciervos. Días atrás, socios del coto de Villardeciervos que estaban realizando una jornada de caza autorizada (rececho), observaron la conducta extraña de otro cazador (no socio), el cual era poseedor de un precinto de ese mismo coto que le autorizaba a la caza legal de un corzo.

Esta manera de actuar llevó a los socios a avisar a la Guardia Civil comunicando lo observado en el paraje denominado como “Pradocerrico” de esa localidad. Hasta el lugar se trasladó una unidad del Seprona, sorprendiendo al investigado, un varón de 35 años, intentado llevarse un ciervo descuartizado y estando ya dispuesto para ser cargado. Solicitada la autorización para ese tipo de actividad sobre esa especie animal, los agentes comprueban que carece de ella. Por lo que se procedió a investigar a esta persona como supuesto autor de un delito de caza, realizándose las comunicaciones administrativas correspondientes.

La caza realizada sobre especies no autorizadas, así como la caza ilegal, crea alarma social entre los titulares de los terrenos cinegéticos, con el temor de que la riqueza cinegética sea esquilmada por una falta de gestión adecuada. Las actuaciones judiciales llevadas a cabo se han puesto en conocimiento del Juzgado de Guardia y las administrativas, se pondrán en conocimiento de la autoridad competente en esta materia (Junta de Castilla y León).