Reparto de agua en Arcillera, otro pueblo con problemas de suministro. | Ch. S.

La localidad de San Vitero, una de las cuatro poblaciones más importantes de la comarca de Aliste en cuanto a población e industrias, sufrió un un corte de agua general durante casi 24 horas, desde la tarde del pasado jueves. Aunque muchas viviendas recuperaron el suministro el viernes a mediodía la presión en la red aún era muy baja y el ayuntamiento espera recuperar la normalidad a lo largo del fin de semana, acabando de llenar los depósitos. La localidad cuenta con tres pozos de sondeo diferentes: Las Viñas, Las Grallas y Labayo, y los depósitos de almacenamiento y distribución están ubicados en junto al recinto ferial.

Fuentes vecinales aseveran que “ya habíamos tenido problemas días atrás, aunque de menor importancia, pues la falta de suministro solo afectó a a las viviendas situadas en la parte más alta del pueblo. En esta ocasión el agua dejó de llegar a todos los hogares durante más de 12 horas”.

Laura Vanessa Mezquita Mezquita, alcaldesa de San Vitero, consultada por este periódico, achaca el corte prolongado del suministro al aumento del consumo diario debido al espectacular incremento de la población en estas fechas: “Vamos a estudiar pormenorizadamente la situación y a buscar una solución viable y urgente, porque el agua es un bien imprescindible para todos los vecinos en sus hogares y también para los que tiene negocios como restaurantes, bares y tiendas u otros”.

San Vitero cuenta con contadores domiciliarios para controlar el uso del agua de la red de abastecimiento para sus fines adecuados. Aun así los propios vecinos reconocen que se podría estar haciendo un uso fraudulento: “Contadores hay, sí, pero seguramente también enganches con derivaciones que no pasan por el contador, algo que suele pasar en todos los pueblos”.

Como sucede en todas las localidades alistanas durante la época estival, cada año llegan muchos emigrantes a su lugar de origen, una llegada masiva que este verano ya se ha adelantado a causa del coronavirus, preveyéndose que todos los núcleos de población de la comarca alistana estén al 100% (con todas las viviendas abiertas) en el mes de agosto, lo cual subirá el consumo de agua.

Autoridades y vecinos coinciden en señalar que “wgosto va a ser un mes muy complicado y será necesario hacer un uso del agua responsable por parte de todos, y aun así habrá muchos pueblos donde escaseará, pues hay que reconocer que a causa de la pandemia todos hemos aumentado las medidas de higiene, tanto personales como de los hogares, y el consumo de agua se ha ido incrementando progresivamente desde marzo”.

El municipio, que agrupa a cinco localidades, cuenta en la actualidad con un total de 516 empadronados (287 varones y 229 mujeres) de los cuales prácticamente la mitad (253) son vecinos de San Vitero. Los datos oficiales del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas reflejan que en teoría el municipio soporta una población estacional máxima de alrededor de 1.800 personas. No obstante este atípico año y debido a los efectos de la crisis sanitaria global y la pandemia del COVID-19, con el efecto llamada de los pueblos, la cifra podría superar los 2.000.

El pueblo de San Vitero lleva arrastrando a lo largo de los últimos años graves problemas con el abastecimiento de agua, por lo cual la Diputación Provincial de Zamora adjudicó la construcción de una ETAP (Estación de Tratamiento de Agua Potable) a la empresa “Zamoragua” en 123.426,22 con IVA, sobre un presupuesto base de licitación de 178.878,58 euros y un plazo de ejecución de solo cuatro meses. La adjudicación tuvo lugar el 24 de mayo de 2019, pero la ETAP sigue sin estar en marcha. Diferentes circunstancias han ido retrasando las obras y a día de hoy sigue sin estar funcionando.

El proyecto técnico de la ETAP de San Vitero fue realizado en abril de 2018 por el ingeniero técnico de obras públicas Javier Manteca Benéitez a petición del ayuntamiento, entonces presidido por el alcalde popular Rafael Caballero Alonso, con el fin de “mejorar el estado de calidad de sus aguas para consumo humano”.

Tras realizarse los correspondientes análisis de las aguas de los tres pozos, con unos valores que han cambiado a lo largo del tiempo, “si bien las característica general es la presencia de alto contenido en hierro y manganeso y,– en el caso del pozo de las Viñas, también se supera el nivel permitido de arsénico–, si bien probablemente porque se mezcla con las otras aguas, en los análisis del agua de la red no se superan los límites permitidos para el arsénico”.

La ETAP de San Vitero está proyectada para alcanzar unos valores punta en los meses de verano de 300.000 litros de agua al día y una producción standar de 200 metros cúbicos diarios el resto de los meses y estaciones del año.

El Parque de Bomberos Voluntarios de la Mancomunidad de Servicios “Tierras de Aliste” no se verá afectado en lo que respecta a la prestación de servicio contra incendios dado que la entidad que preside Jesús María Lorenzo Más e integra a 12 municipios y 62 pueblos alistanos perforó en 2018 un pozo de sondeo en el Centro de Logística de San Vitero tras adquirirse el tráiler nodriza que con una autonomía de 30.000 litros que abastece en el lugar de los siniestros urbanos y forestales a sus propios efectivos y a los de tierra de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León con la que hay firmados dos convenios de colaboración durante todo el año.

En estos momentos la Diputación de Zamora ya está abasteciendo con camiones-cisterna al pueblos de Castro de Alcañices que lleva varios años arrastrando continuos problemas con el suministro y con agua embotellada a las localidades de San Blas (municipio de Viñas) y Arcillera (Ayuntamiento de Fonfría que lleva necesitando de dicho servicio desde hace más de 40 meses). En este último caso ya se está construyendo la Estación Depuradora de Agua Potable y se espera su puesta en marcha en breve. El estado de alarma y la imposibilidad de acceder al lugar de las obras –el Ayuntamiento tuvo que construir un acceso nuevo– retrasaron la ejecución de un proyecto que ya debería de estar finalizado y cuyo objetivo es la eliminación del manganeso.