03 de abril de 2020
03.04.2020
La Opinión de Zamora
Crisis sanitaria global | El impacto de la pandemia en el mundo rural

Siete ancianos fallecidos en la residencia de Fuentesaúco desde la crisis del coronavirus

Familiares de los mayores piden medidas ante la saturación de la plantilla, desbordada, con tres monjas aisladas, dos trabajadoras de baja y 9 residentes con síntomatología

02.04.2020 | 22:00
La UME desinfectando el patio de la residencia Marcelina del Valle de Fuentesaúco.

Siete ancianos de la residencia Marcelina del Valle de Fuentesaúco han fallecido desde que se declaró la alerta sanitaria, uno de ellos con diagnóstico confirmado por coronavirus, otro con sintomatología específica y el resto por otras causas. A las personas fallecidas que no fueron hospitalizadas no les hicieron los test, por lo que no ha sido posible saber si estaban infectadas. Además hay otros 9 residentes con síntomas respiratorios agudos, tres religiosas aisladas y dos trabajadoras de baja.

Son los datos de fuentes de toda solvencia obtenidos por este diario. Desde la Consejería de Servicios Sociales de la Junta se confirma el fallecimiento de una persona por coronavirus y otras seis muertes sobre las que no se ha notificado que sean por síntomas compatibles con la epidemia, por lo que en las estadísticas oficiales no consta la vinculación con la pandemia.

Los fallecimientos de ancianos en una residencia de 40 plazas, que normalmente está completa, y donde domina un ambiente muy familiar, han caído como una losa.

Algunos de ellos transmitían a este diario sus quejas por la falta de personal, con las auxiliares y religiosas desbordadas. De hecho desde el centro se ha lanzado una oferta de trabajo para ocupar el puesto de un gericultor y una enfermera. Esta última plaza ya se ha cubierto y ayer mismo estaba prevista su incorporación. Familiares de los ancianos han lanzado la voz de alarma ante la deriva que ha tomado la situación del centro privado, dirigido por una orden religiosa, que cuenta con 40 plazas y en estos momentos tiene una ocupación de 34 residentes.

Fuentes bien informadas apuntan que Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León en Zamora es conocedora de esta situación hace días, desde que se declaró el primer caso de coronavirus que afectó a la directora de la residencia, quien actualmente se recupera en el propio centro. El pasado 22 de marzo el Ayuntamiento de Fuentesaúco confirmaba a través de un bando el primer caso de coronavirus declarado en el pueblo.

El personal sanitario de Fuentesaúco, aunque ha llevado un control de la situación, se ve sin medios para atender porque, entre otras cosas, no cuentan con equipos de protección adecuados y tampoco se los mandan desde la Gerencia de Sanidad.

El Ayuntamiento de Fuentesaúco, a través de su alcalde Eduardo Folgado, asegura que tras conocer la situación se pidió la intervención de la UME (Unidad Militar de Emergencias) para proceder a la desinfección del centro, que se limitó al exterior del edificio.

"Estamos desesperados, alguien tiene que intervenir porque es muy angustioso, no sabemos cómo están nuestras familias, el personal está saturando, doblando turnos, desbordados e impotentes", comentan dos hijas de ancianos que se encuentran en la residencia. Aunque reconocen que pueden hablar con los ancianos a diario, incluso por videoconferencia en alguna ocasión, algunos se quejan de "la falta de información; comprendemos que no tienen que informarnos de la situación de cada persona pero estamos ante un momento muy grave, hay que ser transparentes y reconocer lo que pasa para que actúen las administraciones y ayuden con medios", expresa Toñi Fonseca, hija de un residente. Según se les ha comunicado, los ancianos están aislados en las habitaciones, pero no tienen constancia de que se les estén haciendo los test del coronavirus.

Angélica Zamorano tiene a su madre en la residencia de Fuentesaúco y cada día llama para saber cómo está. "Hemos estado aguantando a ver si esto mejoraba pero te vas enterando de que mueren personas y esto ya no puede seguir así, hablamos con las auxiliares y están angustiadas, desbordadas, nos dicen que no tienen medios, no saben qué hacer. Si denunciamos esta situación es para que se actúe, por el bien de todos, hay que entender nuestra angustia".

Juan Carlos González expresa su preocupación a cientos de kilómetros de su madre. "Hablo diariamente con la residencia y me han dicho que habían muerto dos personas y pedí información a los médicos y me dicen que tienen orden de no ir a las residencias. La impotencia es total".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags