"No tenía pinta de una persona peligrosa, más bien parecía un ladronzuelo". Así describía un testigo al individuo detenido hacia las nueve y media de la noche, en Mombuey, por agentes de la Guardia Civil de Pontevedra, con la colaboración de agentes de Zamora. Un fuerte dispositivo de la Benemérita desplegado en Mombuey y bastante discreto, que contó con una esencial colaboración ciudadana de personas que se cruzaron en su camino, lo que permitió la detención de uno de los ciudadanos albanokosovares fugados de un control de la Guardia Civil en la zona de Rionegro, la noche del martes.

Las diligencias están declaradas secretas y continúa la fase de investigación. La Guardia Civil de Zamora ha descartado, en principio, que estos dos individuos tengan relación con los recientes robos ocurridos en Zamora. De hecho al parecer se les seguía desde Galicia en dirección a la meseta cuando huyeron de un control. La subdelegación del Gobierno informó ayer que "las diligencias se instruyeron parte de la Policía Judicial de la Guarida Civil de Pontevedra". Subraya que "la actuación de la Guardia Civil de Zamora ha sido de cooperación y colaboración". Pone de relieve que "la persona detenida está en las dependencias de la Guardia Civil de Pontevedra, que las diligencias policiales las lleva la Guardia Civil de Pontevedra, y las diligencias judiciales el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Vigo".

El detenido, un individuo de alrededor de 40 años y 1,65 metros de altura aproximadamente, permaneció todo el día en la zona de Mombuey tras huir a pie y pasar la noche a la intemperie y posiblemente mojado, según las indicaciones que fue dando la Guardia Civil entre los comercios. La descripción fue efectiva en el primer establecimiento en el que entró, la farmacia de Mombuey, donde pidió con educación a la farmacéutica que le ayuda a llamar a un taxi porque su coche se había averiado en la carretera. El individuo al parecer se mostraba nervioso y no esperó a que llegara el taxi, sino que se marchó rápidamente. La descripción y la foto mostrada por la Guardia Civil a varios establecimientos fue clave para seguirle la pista.

Alguno de los vecinos echó en falta una bolsa con comida, un queso y unas rosquillas, por lo que el fugado se mantuvo todo el tiempo en el entorno del pueblo. Fue al caer la noche en el área de Servicio de Mombuey, cuando un camionero que hacía una pausa en el lugar se percató de la presencia de un individuo merodeando alrededor del portacoches y con intención de dormir en uno de vehículos del remolque. Al llamarle la atención para que se marchara, el sospechoso sacó dinero y se lo ofreció para que le dejara dormir en el camión ya que no podía entrar en el hostal porque era extranjero y carecía de documentación. El camionero se puso más nervioso y le mandó marcharse o avisaba a la Guardia Civil.

Cuando el coche patrulla que estuvo de vigilancia en la zona de la gasolinera abandonó el lugar, serían aproximadamente las nueve y media de la noche, el individuo entró para pedir una habitación en el hostal, momento en el que fue detenido por los agentes de paisano. No opuso resistencia, levantó las manos y fue esposado, así lo presenciaron los clientes del establecimiento. En el momento de la detención no lleva armas encima.

El despliegue policial causó una gran alarma y confusión en Mombuey y en Santa Eulalia. En un primer momento los vecinos relataban que se estaba buscando a dos menores albanokosovares fugados en este punto, para señalarlos como dos peligrosos delincuentes albanokosovares que iban armados y eran muy violentos. Desde primera hora se rastreaban los caminos entre Santa Eulalia del Rio Negro, Peque, Manzanal de los Infantes y Mombuey, además de Val de Santa María donde se sustrajo un vehículo que tenía las llaves puestas, sobre las 9,30 de la mañana y que apareció en Benavente. Y esa fue otra de las medidas que tomaron los conductores en Mombuey, cerrar sus coches con llave, para evitar una huida fácil.

El Subdelegado del Gobierno, en Zamora, Ángel Blanco, informó ayer sobre la detención de un individuo "que presuntamente formaba parte de un grupo organizado que se dedicaba al robo de viviendas". El aviso a la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil, de Pontevedra, fue dado en la madrugada el pasado miércoles, "indicando que dos miembros de este grupo iban en un coche". "Los agentes les dieron el alto en la autovía A-52, pero desobedecieron las señales de los agentes y huyeron por las carreteras de la sierra de la Culebra". En su búsqueda y captura se montó "un despliegue de Guardia Civil de paisano y uniformado". Se tuvieron noticias del robo de un vehículo en Val de Santamaría, que apareció en Benavente. Es de suponer que uno de ellos miembros cogió el vehículo y el otro huyó a pie. A última hora de la tarde del miércoles, en el Centro Operativo de Servicios de la Guardia Civil de Zamora se recibe varias llamadas de vecinos de Mombuey de que una persona extraña estaba intentando coger un taxi en la localidad. Fue a las 21.30 cuando agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Puebla, y capitán de la compañía, detienen una persona El subdelegado destacó "la importancia de la colaboración ciudadana". Indicó que el albanokosovar fue detenido "sin ofrecer resistencia, que no iba armado, que no era menor de edad y llevaba una cantidad de dinero importante".

En la jornada de ayer el objetivo era hallar y detener a la persona fugada.