La Guardia Civil detuvo anoche a uno de los dos hombres que se fugaron tras ser interceptados en un control de Tráfico cuando viajaban en un vehículo. El individuo, de unos 40 años, no opuso resistencia durante la detención, que se produjo en un establecimiento del área de servicio de Mombuey. Durante todo el día varias patrullas de la Guardia Civil buscaron por el monte y caminos de Santa Eulalia de Rionegro a Mombuey y Peque.

Un camionero fue el que detectó la presencia de un individuo merodeando en el portacoches y, al verse descubierto, le pidió que le dejara dormir en el camión. En ese momento, según ha podido saber este diario, el detenido le enseñó al camionero un fajo de billetes y argumentó que no podía alojarse en un hotel puesto que era extranjero y no tenía papeles. En el momento de la detención no llevaba armas.

La colaboración ciudadana ha facilitado la detención dado que la Guardia Civil distribuyó su foto por la zona. No obstante, entre los vecinos había ayer mucha confusión sobre estas dos personas, de las que en principio se dijo que se trataba de dos jóvenes escapados de un centro de menores.

Al parecer, los dos hombres de nacionalidad albano-kosovar viajaban en un vehículo procedente de Galicia. La Guardia Civil de Pontevedra alertó a la de Zamora y fue cuando los agentes zamoranos les dieron el alto en la autovía A-52. Los delincuentes, buscados como presuntos autores de robos en viviendas en Galicia, se saltaron el control y se dieron a la fuga por carreteras locales de la zona, según ha relatado el Subdelegado del Gobierno en Zamora, Ángel Blanco.

A partir de ahí parece que ambos separaron sus caminos. Uno de ellos robó un coche en Val de Santa María, que ha aparecido en Benavente, donde se le pierde la pista, aunque se le sigue buscando. El otro es el que al parecer optó por huir a pie y fue localizado por agentes de la Guardia Civil del puesto de Puebla gracias a la colaboración ciudadana cuando pretendía tomar un taxi en Mombuey, siempre según la versión oficial.

Blanco precisó que este individuo no opuso resistencia a la detención, no iba armado y llevaba encima una importante candidad de dinero. Indicó también que las diligencias del caso las lleva la Guardia Civil de Pontevedra por orden del Juzgado número 1 de Vigo.