La ganadería de ovino de Isaac Crespo del Río sufrió 14 bajas en el ataque de varios lobos a primeras horas de la tarde del jueves. De los 14 animales que faltan, el ganadero y los Agentes Medio Ambientales han localizado los restos de al menos siete ejemplares, devorados total o parcialmente por lobos y buitres. Ayer, al hacer el recuento, de las 302 ovejas que tiene, faltaban 14. La presencia de buitres cerca del rebaño, cuando pastoreaba en los terrenos del coto de caza de Cional, fue lo que alertó a Crespo que, tras acercarse para ver qué estaban comiendo, se encontró con una de las ovejas, tras avisar a la Guardería Medioambiental localizaron otras seis.

Cuando el ganadero salió esa mañana con el rebaño notó inquietos a los cuatro perros mastines que guardan el ganado. "Hay mucho monte aquí" apuntaba el ganadero para señalar la masa de monte bajo que puebla las zonas de pasto, y que impide ver la aproximación de un lobo o una manada. Los agentes Medioambientales revisaron los restos a expensas de que se le remita el informe al ganadero, y dar parte al seguro. Los terrenos están colindantes a la Reserva de Caza de la Culebra. La carretera separa los terrenos de la Reserva de los del coto. "Aquí, en el verano, han visto todos los días al lobo" incluso se ha avistado en la zona de Cional una manada de cuatro o cinco ejemplares. El ganadero de Cional no había sufrido ningún ataque recientemente, salvo el goteo que sufren todos los ganaderos de una o dos ovejas cada cierto tiempo. El último ataque importante le ocurrió en 1986 cuando una manada de lobos mató 40 ovejas de su explotación. El representante de Coag, José Manuel Soto, solicitará que el coto de Cional quede incluido en el reparto de cupos de caza de lobo.