Las vírgenes de la Alcobilla y del Rosario de Rábano de Sanabria, la Virgen Peregrina de Barrio de Rábano y la Virgen de la Asunción de San Justo subían ayer en procesión, como cada 8 de septiembre, al santuario de La Alcobilla acompañadas de sus respectivos devotos y precedidas por el pendón o estandarte de cada pueblo. A la entrada de la ermita se produjo el saludo de pendones, uno de los actos más vistosos de esta celebración. Las enseñas parroquiales de cada pueblo también saludan a cada una de las imágenes de María antes de que los fieles entren al templo. La música tradicional de las gaitas y tamboriles es otra parte importante de esta fiesta.