04 de agosto de 2019
04.08.2019
La Opinión de Zamora
Aliste

El renacer más dorado de Ufones

La experta Virginia Flores devuelve el esplendor original al antiguo retablo renacentista de la iglesia de Santa Eulalia

03.08.2019 | 23:30
Un trabajo muy laborioso. Arriba la restauradora Virginia Flores junto al hospitalero del albergue de peregrinos. Sobre estas líneas, detalle de la restauración y a la izquierda la experta trabajando. Debajo la restauradora junto al párroco Teo Nieto y vista del retablo ya restaurado.

Ufones ha culminado la restauración del retablo de la iglesia parroquial de Santa Eulalia de Mérida realizada por la restauradora Virginia Flores Andrés, quien presentó a los vecinos la renovada obra religiosa. Los feligreses están encantados con su labor restauradora, junto al párroco Teo Nieto: "Ha quedado precioso, es una maravilla".

Virginia Flores es una de las mayores conocedoras de los valores patrimoniales religiosos zamoranos pues fue ella la autora entre 2013 y 2015 de la "Catalogación y análisis conservatorio de los retablos de la provincia de Zamora" y además ha participado en la restauración de los retablos de la iglesia de San Víctor en San Vitero y Valparaíso. Durante medio año ha estado conviviendo con los vecinos de Ufones donde alquiló la casa a una familia.

Flores Andrés ha realizado a lo largo de seis meses diversos procesos de restauración para que el retablo recuperase su estado original. Uno de los procesos mas importantes y vistosos ha sido la limpieza y retirada de los barnices oscurecidos: "El retablo se encontraba muy oscurecido debido en parte al humo de las velas y en parte a la creencia popular que aplicando clara de huevo y aceite a modo de barniz sobre el retablo, brillaría más. Este remedio casero, junto con el humo de las velas, creo una gruesa capa ennegrecida que ocultaba el color de la policromía original y oscurecía los dorados". Del aspecto negruzco del retablo se ha pasado ahora a una combinación de oro y blanco que no deja indiferente a nadie".

Además de retirar los barnices envejecidos se realizó una desinfección preventiva de la madera y se procedió a una reintegración cromática en los lugares donde había pérdida de policromía. Así mismo se procedió a recuperar ciertos volúmenes perdidos y se han encajado piezas que se encontraban sueltas o rotas. La intervención se ha finalizado con un barnizado de toda la superficie para otorgar a la policromía y oros un brillo natural y una protección para los años venideros.

El retablo de Ufones de Aliste ha deparado varias sorpresas, ya que en el desmontaje del ático, se descubrió que las tablas que componen los aletones superiores son reaprovechadas de otro retablo anterior, pudiéndose observar letras en ambas piezas.

El antiguo retablo está compuesto de dos partes fácilmente identificables. La parte inferior o cuerpo presenta un estilo renacentista popular (siglo XVII), en el que podemos observar dos pares d serafines (figuras celestiales con dos pares de alas) custodiando el retablo y diferentes puttis (cabezas celestiales aladas a modo e ángeles), así como decoraciones de roleos, dientes y ovas en la zona del friso típicamente renacentistas. En la parte superior encontramos una hornacina flanqueada por dos aletones de factura rococó, posiblemente e mediados del siglo XVIII.

Virginia Flores asevera que "los trabajos han sido muy lentos y muy minuciosos pues he tenido que trabajar con unos elementos que no dejaban una correcta lectura del retablo como la suciedad y los barnices oscurecidos que he tenido que retirar con sumo cuidados para no dañar la policromía original".

La iglesia de Ufones está dedicada de Santa Eulalia de Mérida y cuenta con otras imágenes religiosas como San José, Virgen de la Nieves, San Antonio de Padua, Virgen del Rosario y San Pedro Apóstol. Los trabajos de restauración han tenido un coste de alrededor de 18.000 euros. Para reunir esa cantidad los feligreses han realizado donaciones anónimas y además promovieron una campaña de venta de tazas de cerámica con la imagen de Santa Eulalia de Mérida y de San Antonio (otras) a 10 euros cada una.

Actualmente Ufones de Aliste cuenta con 32 empadronados (11 mujeres y 21 hombres). En el año 1900 ya contaba con 136 vecinos, subiendo luego hasta los 159 en 1950, para alcanzar su mayor esplendor poblacional en 1961 con 161 residentes.

Por su termino cruza el río Mena y ello le llevó en 1752, según el Catastro de Ensenada, a poseer hasta seis molinos harineros, además de dos tejedores (uno de paños pardos para indumentaria alistana: Capas Pardas) y otro de alforjas y costales), un sastre y un carretero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Lo último Lo más leído