10 de abril de 2019
10.04.2019
Sanabria-La Carballeda

La prueba de 1.500 toneladas de balasto

Técnicos de ADIF y de la empresa Ineco realizan el control de respuesta del viaducto del Tera, que une Val de Santa María y Rionegro, con la circulación de dos trenes cargados

09.04.2019 | 20:03
Pruebas de carga sobre un puente del AVE en Zamora.

ADIF Alta Velocidad efectuó ayer la prueba de carga en el viaducto del río Tera, que une los términos de Val de Santa María y Rionegro del Puente en la cola del embalse de Agavanzal, completando así, a lo largo del mes de abril, la evaluación de las principales infraestructuras del tramo de Alta Velocidad entre Rionegro y Lobeznos. A lo largo de la jornada se realizaron pruebas de carga estática y dinámicas, además de efectuar el seguimiento de los resultados arrojados por los sensores y monitores colocados en el interior del propio viaducto, un cajón hueco que aligera peso sobre la estructura.

La subdirectora de Prueba de Carga de ADIF, Elena Artalejo Molinera, precisó que este tipo de pruebas se efectúan en todas las líneas de Alta Velocidad antes de la puesta en servicio de la línea. Al desarrollo de estas pruebas, que comenzaban a primera hora del día con dos trenes en paralelo sobre los vanos del viaducto, asistieron el jefe de Área de Prueba de Carga de Adif, Ernesto Pérez Sánchez; el jefe de Unidad de Montaje de Vías de Ineco tramo Rionegro-Pedralba, José Carlos Álvarez Castro; y el responsable de la prueba de carga, Pablo Sánchez Gareta, además de los responsables de Prensa de Adif.

Con estas pruebas, como explicó Artalejo, "verificamos la correcta ejecución de las obras y que el viaducto se está comportando como hemos previsto". Antes de poner en servicio las líneas, y en aplicación de la norma vigente, se tiene que efectuar este tipo de controles "en todos los puentes con uno de sus vanos, con una longitud mayor de 10 metros, independiente de su tipología constructiva o del material que lo compone". El viaducto sobre la cola del embalse de Agavanzal tiene una longitud de 645 metros, compuesto por siete vanos de 75 metros y dos vanos de 60 metros. La luz es de 150 metros, es el segundo de mayor longitud del tramo.

Las labores desarrolladas ayer permiten "comparar la respuesta real del viaducto sometido a una carga con la teórica esperada desarrollada mediante un modelo incluido en el proyecto de carga redactado con anterioridad". Se estudian previamente todas solicitaciones que puede tener la infraestructura, y que ya contempla el proyecto de prueba de carga con todas las hipótesis que pueden condicionar la infraestructura y la propia circulación. Los responsables del control de estas obras efectuaron previamente la inspección principal del viaducto "que ha arrojado resultados positivos".

La prueba estática consistió con distintas disposiciones de la carga en los diferentes vanos de la infraestructura. Las pruebas dinámicas se desarrollaron a diferentes velocidades y un máximo de 80 kilómetros por hora para terminar con una prueba de frenado. El resultado de estas pruebas de carga y los datos resultantes y los informes y las actas de resultados se enviarán a la Agencia Estatal. La previsión de ADIF es completar en abril todas las pruebas de carga.

Sobre las vías se colocaron ayer dos locomotoras y 16 tolvas en total, formando dos trenes de 8 tolvas cada uno colocado en una vía, cargados con 1.500 toneladas de balasto, que representa un peso superior a los trenes que circularán por esta línea. Tanto en el exterior como en el interior de viaducto –el cajón- se instalaron diferentes sensores para medir tensiones y deformaciones, esos sensores miden lo que ocurre en la estructura cuando circulan o soportan el peso de los trenes. Esos datos se envían a un sistema informático que traduce las señales y nuevamente al equipo de control supervisado por los técnicos que evalúan si el comportamiento de la infraestructura es el esperado.

Dos maquinistas experimentados estuvieron al mando de los trenes que ayer circularon por el viaducto, durante el desarrollo de las pruebas, mientras que en el interior del viaducto el equipo de técnicos supervisaba los datos que aparecían en los equipos.

En total, en esta fase de pruebas se van a efectuar ensayos en 16 viaductos y 54 pasos inferiores del tramo Zamora-Pedralba, de 110 kilómetros de longitud. El tramo está diseñado para velocidades máximas de hasta 350 kilómetros por hora.

El trazado incluye, como elementos principales, 16 viaductos, 9 túneles, Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes de Tábara, la nueva estación de Sanabria, en la localidad de Otero de Sanabria (término municipal de Palacios de Sanabria), y un cambiador de ancho en Pedralba de la Pradería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags