El frente del incendio forestal declarado entre los pueblos de Castrelos y La Tejera, en la Alta Sanabria, perdía ayer fuerza a lo largo de la tarde tras 24 horas de avance del fuego desde la parte baja de la ladera hasta la cumbre.

El alcalde del municipio de Hermisende, José Ignacio González Nieto, apuntaba que "no hay peligro para los pueblos" y que si no estaba ya prácticamente extinguido poco le faltaba.

El tendido telefónico resultó afectado por el fuego declarado en la zona, aunque a primera hora del día los operarios de telefonía comenzaban a reponer el cableado.

La Junta de Castilla y León seguía ayer sin proporcionar ningún dato de la gravedad de los incendios de invierno en la zona tanto del Parque Natural del Lago de Sanabria y Sierras Segundera y de Porto, ni sobre el declarado en el municipio de Hermisende.

Entre los escasos medios humanos y materiales, señalar un helicóptero de la EPRIF que hacía públicas las dificultades para coger agua en los puntos de carga de la Sierra al estar la superficie helada por las bajísimas temperaturas en la zona serrana.

El incendio forestal declarado en el término vecino de Castromil, en la comunidad autónoma de Galicia, no figuraba ayer como un fuego activo, aunque la Xunta de Galicia sí habilitó medios para su extinción el jueves, cuando se declaró.