07 de diciembre de 2018
07.12.2018

La Martiniega del Marqués y el Conde, y 86 días de muerte de cerdos

06.12.2018 | 18:27

En Aliste, Tábara y Alba el cochino había y ha de tener más de un año: nacer en septiembre u octubre del año anterior. En tiempos de la nobleza traía consigo un gran y grave problema. Marquesado de Alcañices, Condado de Alba de Aliste y Marquesado de Tábara les cobraban a los alistanos, tabareses y albarinos "La Martiniega", pero no con dinero, sino en especie: cerdos, cabritos, gallinas y corderos.

Coincidiendo con San Martín (día adelante, día atrás) los "Señores" enviaban a su cobrador que obviamente al entrar en la cuadra, la corteja o la parición iba directo a buscar la mejor gallina, cerdo o cordero . La voz se corría y nada mas que recaudador salía del Castillo de Alba de Aliste o de los Palacios de Tábara y Alcañices, las familias sacaban los cerdos más lustrosos y cuando llegaba el cobrador elegía, lo mejor, si, pero de lo peor. Los mejores se tiraban varios días y noches a la intemperie entre las sierras. Abejera, Valer, Gallegos del Río y Puercas los ocultaban en el paraje de "Las Fraguas", entre las "Tres Sierras" donde se alimentaban y podían beber agua en Val de la Mujer.

La matanza casera fue clave contra el hambre y la miseria vividas durante la Guerra Civil y la posguerra. Pocos recursos y muchas familias numerosas. Llegó a primar la cantidad por la calidad. Los alistanos llegaron a cambiar a pelo un jamón curado por un tocino porque este era más grande y daba para más: "Hoy día un jamón bien curado no se cambiaría ni por 30 toci

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags