Vecinos de Trabazos han dado la bienvenida a la primavera con concejo donde, manteniendo antiguas costumbres comunitarias, hombres y mujeres, jóvenes y mayores, desarrollaron arduas labores, a prestación personal, como se hacía en tiempos pasados, de mejora y decoro del área urbana.

El jardín de la ermita de Nuestra Señora la Virgen de la Soledad es desde hace varios años una de las zonas verdes de recreo y descanso mejor cuidadas la comarca de Aliste, Tábara y Alba. Ahora, un año más, los vecinos ha procedido a su limpieza con vistas a comenzar los riegos y que plantas, la hierba y las flores luzcan cada día entorno al santuario y muy en especial cuando el día 8 de mayo tenga lugar la romería popular. Las mejoras afectaron también a las plantaciones de cerezos y olivos de Refuntiguero.

Los trabajos concejiles se centraron así mismo en la limpieza del parque del Ardomillo y de la fuente La Peral, incluidos los accesos y su entorno. La limpieza, acompañada del necesario desbroce, afectó también a la calle Martín.

Gracias al camión del Ayuntamiento, que cuenta con elevador y su cesta, los vecinos pudieron podar sin problemas ni peligro los chopos de la pradera de "Refuntiguero" y diferentes arboles y plantas ornamentales en la calle de "La Carbonera". Una vez hecha la tarea, con la satisfacción del trabajo bien hecho, los vecinos disfrutaron de una comida de convivencia y hermandad en la pradera del Ardomillo.

La solidaridad y ganas de trabajar por el pueblo se mantiene e incluso un vecino que no pudo asistir donó el fino para todos los comensales. "Los concejos a prestación personal fueron parte imprescindible para la vida de los pueblos a la hora de recuperar y mantener infraestructuras y servicios, jornadas solidarias donde se potencia la hermandad y la convivencia" asevera un anciano de Trabazos.