El vídeo se abre al ritmo de la gaita de fole alistana y el tamboril, compañeros de vida durante siglos de los pastores en sus vivencias por los campos cuidando las ovejas y en las fiestas de guardar. Bajo la leyenda "Érase una vez en la Sierra de la Culebra", sobre unas colinas verdes, una mano va dibujando a lápiz, sobre un papel, la historia, un pastor y su zagal, serenos, de espaldas mirando al horizonte, tres corderas, una ternera y un cánido, en armonía, para sentenciar: "Personas, vacas, ovejas... y lobos vivían en perfecta armonía hasta que unos malvados vinieron con sus motosierras".

A la historia le pone cara y voz, sin caretas, que la verdades no se esconden, un alistano, Tomás Blanco, natural de Riofrío, doctor en Biología y Bioquímica de la IOBA (Instituto de Oftalmología Aplicada de Valladolid que tras pasara por la Universidad de Harvard, actualmente trabaja en la Universidad de Duke, Estados Unidos.

Tomás Blanco deja muy claro en el vídeo que a ningún pastor alistano nunca nadie le habrá oído decir que hay que acabar con el lobo, sino todo lo contrario, el lobo ha sobrevivido gracias a los pastores y las ovejas, cada uno en su sitio: "No encontraréis ningún pastor que quiere exterminar el lobo, te dirán que ellos ahí y nosotros aquí. Y cuando un lobo la líe tendremos derecho a defendernos". La comarca de Aliste, más unida que nunca, defiende su pastores, ovejas y lobos.