Los mercados de cereales han recibido 2015 con tranquilidad, por una oferta suficiente, y con precios parecidos o inferiores a los registrados hace un año, excepto en el caso del trigo duro, que en los últimos doce meses ha subido cerca de un 60 % en las lonjas españolas.

El secretario general de la Asociación de Comercio de Cereales y Oleaginosas de España (Accoe), José Manuel Álvarez, declaró ayer que en general, 2015 ha empezado "muy tranquilo" y que esta tendencia, que ya se vio la campaña pasada, se mantendrá previsiblemente en los próximos meses.

Los últimos meses han estado marcados por la abundancia de grano y si los precios se han mantenido o han subido ligeramente, ha sido por factores como la apuesta de los fondos de inversión por esta clase de materias primas.

Pero según Álvarez no se espera que haya aumentos de dichas cotizaciones durante el primer semestre, o por lo menos hasta mayo o junio, cuando se conozcan las estimaciones de la próxima cosecha.

Si se comparan las cotizaciones mayoristas actuales en las lonjas españolas con las registradas en enero de 2014, las variaciones afectarían a los cereales de la siguiente forma, según Accoe: trigo blando (-4,7 %), maíz (-2 %), cebada (+2,9 %) y trigo duro (+59,9 %).