Lo mejor de las fiestas de San Roque arranca hoy y tiene que ver con el mundo del toro. El teniente de alcalde de Villalpando, Antonio Boyano, lo explica "con arte".

-¿Cuál es la filosofía de las fiestas de San Roque?

-Las fiestas se basan en el toro. Villalpando es un pueblo muy taurino, con encierros desde hace más de quinientos años. Luchamos con otros tres o cuatro pueblos por ser el más antiguo. La mayoría de los festejos se concentran en estas fiestas, las del patrón. No en vano, este año contamos con trece espectáculos de este tipo.

-¿Qué papel desempeñan los vecinos en el sostenimiento de la tradición?

-La gente es fundamental. En una fiesta donde hay tradición taurina, las fiestas no se conciben sin toros. Y hablar del toro es hacerlo de Villalpando, donde hay 18 festejos, un número muy difícil de encontrar en la región. Y es la fiesta del pueblo, pero también de la comarca. Hay muchos que no van a la fiesta de su pueblo, pero sí a San Roque. La población se multiplica y esto tiene una repercusión muy grande.

-¿Cómo se mantienen unas fiestas en el actual momento económico?

-Es parte de la identidad del pueblo, pero es cierto que en la época que estamos pasando es muy complicado. Nosotros organizamos las fiestas por octava vez. Año tras años, hemos ido buscando el abaratamiento de las celebraciones, sin que haya desaparecido la esencia. Sin ostentación, pero sin desprendernos de nuestras tradiciones. Si comparamos el presupuesto con el de 2006, ahora gastamos el 40% de lo que invertíamos entonces.

-¿Dónde está la clave de ese ahorro?

-Cuando acaba San Roque, empiezas a trabajar en el año siguiente. Antes se hacía de una manera más desordenada. Los nueve concejales trabajamos con muchos meses de antelación. Aquí no se gasta un duro sin que pasen treinta filtros y se mira más el dinero que en tu propia casa. Solo si algo es necesario, se realiza. Nos encontramos un plan de ajuste en 2007 para acabar en ocho años con la deuda. Hoy, en cuenta corriente hay mayor importe que deuda, unos cien mil euros. Hemos conseguido equilibrar las cuentas con presupuestos muy realistas. Todo esto nos permite acudir a los proveedores con absoluta garantía, porque cuando acaban las fiestas, pagamos. Utilizar la carne de los animales, por ejemplo, nos reporta 16.000 euros de ingresos.

-¿Cómo han empezado las celebraciones?

-Hemos tenido actos orientados a los niños, jóvenes y mayores con diferentes citas. El plato fuerte empieza hoy con un encierro infantil con carretones y, por la tarde, arranca el octavo concurso de cortes Villa de Villalpando, organizado por Toropasión, la empresa que organiza los cortes en Las Ventas de Madrid, por poner un ejemplo. Entre el 15 y el 18 de este mes están programados los festejos mayores con dos encierros de campo, además de dos Toros del Alba por la mañana. Como novedad, el Toro del Aguardiente, que está fijado para la noche del día 15, a las tres de la madrugada. Y como festejo simpático, el Torito de las Mujeres, que ha ido cogiendo auge en los últimos años. Se trata de un espectáculo con un par de vacas y un torito. Todo el mundo acude disfrazado, pero solo compiten ellas. Además, en la capea tradicional del día 17 se sueltan dos toros de cajón, un evento patrocinado por la asociación Astauvi, que se creó hace ocho años. Nos apoyamos mucho en las asociaciones durante todo el año.

-Y luego está la música...

-No se entenderían unas fiestas de pueblo sin las charangas. Tenemos una muy buena: Pasodoble. El año pasado hicimos un cambio en las verbenas. Aquí no se aprovechaban las orquestas y decidimos traer una discomóvil con una actuación en medio, y el esquema resultó muy bien.

-¿Y qué han pensado para este año?

-Del 15 al 17 de agosto tenemos una discomóvil muy fuerte y aprovechamos el equipo para los conciertos. De una a tres y media dura la verbena y en el centro, la actuación de cada día. Este año, empezamos con Henry Méndez, cuya actuación está enfocada al sector quinceañero. Al día siguiente, apostamos por algo más tradicional, Nuevo Mester de Juglaría, el grupo de referencia en Castilla y León. Y para el 17 hemos reservado a todo un clásico, Los Chunguitos. Terminamos el 18 con La Opinión Viajera, y esperamos lo mejor de esta actuación. Estoy seguro que de será un broche perfecto para las fiestas.

-¿Cuál es su mensaje para San Roque?

-Deseo que las fiestas transcurran con normalidad. Hacemos lo posible para que no suceda nada. Invitamos a todos, a Villalpando. la comarca y a todo el que quiera venir, porque somos hospitalarios y todo el mundo lo pasa bien. Volverán seguro.

-¿Cómo van las cosas en Vilalpando?

-Estamos haciendo una campaña de empadronamiento, por eso llamamos a la gente que no lo está, que lo hagan. Los pueblos se quedan despoblados y eso pone en riesgo colegios, notarías, Registro? Es una pena haya infinidad de gente, puede que el 20%, que no está en el censo. El lema de la campaña es "Villalpando, te necesita. Empadrónate".