Litos contaba antaño con la llamada "Caseta de las Bombas" ubicada en las cumbres del pago de "Los Majadales" donde se guardaban los cohetes de gran potencia que se lanzaban cuando se veía venir una tormenta para evitar las piedras de granizo. Olegario Alonso Cid y Francisco Vega fueron dos de los últimos artificieros encargados de poner freno a las tormentas. El edificio se ha recuperado ahora por parte de Medio Ambiente y el pueblo ha habilitado un camino. De esta manera los vecinos pueden utilizar el entorno para la practica del senderismo y turismo rural.