15 de diciembre de 2013
15.12.2013

Las aves renuncian a hacer la maleta

Golondrinas, abubillas, codornices o vencejos, entre las especies comunes que permanecen en la provincia durante el invierno en lugar de emigrar a África

16.12.2013 | 12:39

Especies comunes que habitualmente ponían rumbo al continente africano en busca de temperaturas más cálidas una vez pasado el verano ahora optan por permanecer en tierras zamoranas. Golondrinas, abubillas, codornices y vencejos son algunas de las aves estivales que han sido avistadas en la provincia fuera de sus periodos de estancia habitual, lo que pone de manifiesto una modificación de sus hábitos migratorios en relación con su fenología, ciencia que estudia la influencia de los factores climáticos en los ciclos de los seres vivos.

«Lo que estamos observando es que las especies migratorias estivales cada vez llegan antes y tardan más en marcharse», explica el director de la Reserva Natural de Villafáfila, Mariano Rodríguez. Algo que ha tenido la oportunidad de comprobar en primera persona con el avistamiento de dos golondrinas el pasado 15 de noviembre, una fecha en la que habitualmente estas aves ya habrían abandonado la provincia.

La estancia de especies migratorias se detectó especialmente durante el invierno de 2011-2012, cuando fueron observados ejemplares de seis tipos de aves estivales en pleno invierno, según asegura el ornitólogo zamorano, Alfonso Rodrigo. Pone de ejemplo el caso de la abubilla, una especie migratoria que solía marcharse a finales de octubre, pero ha sido vista invernando en distintas zonas de la provincia, como Sayago, Guareña, Tierra del Vino o Tierra del Pan. Según destaca, lo más llamativo es que «esta especie es estrictamente insectívora y las fuertes heladas hacen que los invertebrados se refugien bajo tierra lo que antes obligaba a este ave a emigrar». Sin embargo, el hecho de que los inviernos sean cada vez más suaves facilita un mayor acceso de esta especie a los insectos de los que se alimenta, que se quedan en capas más superficiales del terreno, al alcance del largo pico de las abubillas.

Otra de las especies que son fáciles de avistar en pleno invierno a pesar de ser migratoria es el cernícalo primilla, al igual que las codornices, que antes limitaban su estancia en la provincia desde abril a septiembre y ahora la prolongan hasta noviembre o diciembre, algo que han podido comprobar los cazadores durante los últimos inviernos. Otros casos similares son los de el milano negro, tuercecuellos, chorlitejos chicos o vencejos, aunque uno de los ejemplos más significativos es el de la cigüeña, ya presente en los campanarios durante todo el invierno. A ellos se suma la águila culebrera, a pesar de que su dieta se centra principalmente en reptiles que hibernan, lo que hace pensar que algunos de ellos se mantienen activos como consecuencia del aumento de temperaturas durante los últimos inviernos.

Este retraso del inicio de los viajes migratorios de estas aves hacia África viene acompañado de un adelanto de las fechas en las que estas aves llegan a la provincia en primavera. «Durante los últimos 20 años de observación ya es posible ver un cambio de tendencia que se traduce en la llegada de las aves entre una y dos semanas antes de lo habitual», detalla Rodrigo. El Atlas de las aves invernantes en España elaborado por la sociedad Seo-Birdlife confirma esa tendencia y pone de manifiesto que «las golondrinas que inviernan en África comienzan a hacer su aparición en enero y que existe una pequeña población invernante».

A la hora de buscar las causas de estas variaciones de su fenología, el cambio climático se perfila como el factor más determinante. En segundo lugar se encuentra la disponibilidad de alimento «porque aunque las aves son capaces de soportar las bajas temperaturas no pueden sobrevivir sin alimento», explica el ornitólogo Alfonso Rodrigo. El mejor ejemplo, según detalla, es lo que ha ocurrido este año con especies migratorias como los gansos que, al contrario de todas las anteriores, vienen a la provincia a pasar el invierno. «Este año han tardado más en venir porque ha hecho menos frío en los países nórdicos y seguían teniendo alimento, por lo que no tenían la necesidad de emigrar, pero en el momento que ha nevado en sus países de origen y se han quedado sin alimento no les ha quedado más remedio que marcharse y por eso ya han llegado en grandes números a Villafáfila».

En todo caso, Rodrigo asegura que también hay que tener en cuenta las posibles variaciones que se han podido producir en los países africanos a los que emigran estas aves y que los hayan convertido en menos atractivos. La mayor parte de las aves que abandonaban la provincia en invierno viajan a Senegal, un país donde se está produciendo un aumento de la caza de especies y una mejora de los métodos de captura, uno de los factores que puede explicar que las aves opten por elegir destinos más seguros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Patrocinado por nombre

Loterí­a de Navidad 2019


 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags