24 de junio de 2013
24.06.2013
Sanabria-La Carballeda

Un segundo apicultor denuncia el asalto del oso a un colmenar de Vega del Castillo

La Guardería mantiene instaladas cámaras fotográficas para despejar las dudas

25.06.2013 | 17:57
El apicultor Isidro Bordel revisa algunas colmenas asaltadas, al parecer, por el oso, en esta ocasión en Vega del Castillo.

Un segundo apicultor de Dornillas, con asentamiento de colmenas en el monte de Velilla, de Vega del Castillo, también sufrió recientemente daños, según se sospecha, por la irrupción de un oso. Los daños, en este caso a una colmena, fueron menores que los ocasionados en los ataques a las dos explotaciones del apicultor de Muelas de los Caballeros, Isidro Bordel Lafuente. Este segundo apicultor también notificó los daños a la Guardería Forestal. El incidente se produjo hace tres semanas aunque hasta ahora no había trascendido.

Los daños alcanzan ya a más de una veintena de colmenas en tres explotaciones ubicadas en el monte de Velilla, de Vega del Castillo. Los tres colmenares afectados distan unos de otros unos 2 kilómetros con el alto Aguas Blancas separando los términos de Muelas de Los Caballeros y Vega del Castillo.

El apicultor más afectado, Isidro Bordel Lafuente, teme que el animal descienda de la zona y se cebe en otros colmenares situados más abajo, donde la cosecha de miel es importante, con una media de sesenta kilos.

La preocupación va en ascenso ya que los indicios apuntan a la presencia de un plantígrado en el territorio. En el ataque a las colmenas de Vega, registrados la pasada semana, los indicios en las colmenas apuntan al oso. Son visibles marcas de las garras en un panal y en una de las cajas. Daños que revisaba Bordel el pasado sábado en la finca particular donde tiene asentadas las colmenas, en Mata las Majadas. En esta zona dispone de 80 colmenas en producción y da por perdidas todas las tocadas ya que cientos de abejas y crías han perecido.

El apicultor de Muelas está desbordado con esta situación, hasta el punto de que diariamente sube a los colmenares, mañana y tarde, para ver si hay una nueva incursión del plantígrado con resultados nefastos para las pobres obreras. Aunque inicialmente colocó un pastor eléctrico en el primer lugar asaltado, en Los Balgones, optó por retirarlo para que el oso no buscara otro punto donde cebarse. Con todo, dice, «es muy difícil poder proteger todas las colmenas».

Otra medida que ha adoptado, por iniciativa propia, es dejar las colmenas y los panales ya dañados en el mismo lugar, ya que se ha constatado que una vez que entra en una zona vuelve a regresar para comer en los panales que ha tirado anteriormente. A Bordel le llama la atención que en los panales donde está la cría solo devora la parte de la miel, mientras que respeta a las abejas. Ha llegado a sospechar que no fuera un oso, sino alguna persona que estuviera ocasionando daños en las colmenas, pero la manera en que aparecen los panales le disipa una intencionalidad humana.

Agentes Medioambientales de la Carballeda mantienen el control sobre la zona y poder observar al animal que está entrando en las colmenas. Las cámaras de fototrampeo apuntan ahora a las colmenas de Mata las Majadas, a la espera del protagonista de la que será la foto del año. De momento quién está dando cuenta de las sobras del banquete es el zorro, que aprovecha cuanto puede las operaciones del escurridizo plantígrado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags