03 de noviembre de 2012
03.11.2012
Aliste

Vegalatrave recupera la tradición del «cepo»

Una encina de 500 años alimenta la lumbre para pasar la noche de difuntos

04.11.2012 | 10:46
El grupo de varones tira de la encina con la ayuda de una soga para arrancar el árbol de raíz en el pago de «Las Horretinas».

La localidad de Vegalatrave de Alba recuperaba, coincidiendo con el 1 y el 2 de noviembre, la ancestral costumbre tradicional del «cepo», entorno a la cual, durante siglos, se congregaron los mozos para rendir culto a los muertos del pueblo durante la llamada «noche de Ánimas». Antaño se decía que era una noche para no andar solos no atreviéndose nadie a salir a los caminos. La ancestral costumbre mandaba que la mocedad, los varones, solicitaran al alcalde el permiso para la corta de un árbol, concediéndoseles un roble o una encina, próximo ya a la muerte.

Ana Isabel Álvarez dio el permiso y los mozos, ahora acompañados de casados, salieron con el carro de las vacas camino del pago «Las Horretinas». Manda la tradición que sean los propios mozos quienes sustituyan a las vacas y bueyes de la raza autóctona alistana poniendo su fuerza para tirar del pesado carro. Este año le toco el turno a una encina de alrededor de 500 años, a la que ya quedaban pocos años de vida.

Los hombres se pusieron manos a la obra, pues hay que arrancar el árbol de raíz, a poco y pala, y tirando con una soga «carretera» (la que se usaba antaño para atar la hierva, la leña y los manos de cereal al carro. Cuando el árbol cae y toca la tierra, las campanas empiezan su fúnebre toque de difuntos, convirtiéndose en el símbolo de todos los muertos del pueblo. Una vez en el suelo, el «atrozador» (sierra de la que tiran dos personas) ha de ser el encargado de trocear la encina. Culminada la tarea campestre los mozos cargaron la encina en el carro que salió camino de la iglesia donde fue recibida por niños, jóvenes y mayores: la tradición renace de sus cenizas.

Las ramas se utilizan para hacer una lumbre en la plaza de la iglesia de San Lorenzo Mártir. El fuego da calor a los mozos que durante toda la noche se mantienen en vela haciendo sonar el «toque de difuntos»: Primero toca la campana grande, luego la pequeña y acto seguido las dos. Así, desde la anochecida hasta la amanecida. El «cepo» permanece en cuerpo presente durante toda la noche.

Su madera se subasta. Este año una familia pagó por ella 450 euros. Manda la tradición que con el dinero se comprará un carnero (cordero grande) que servirá para una cena de los solteros. En esa noche, antaño, elegía al alcalde y los niños que habían pasado de los catorce años, si así lo pedían, por voluntad, propia, pagaban la «media» (un cántaro de vino) obteniendo la condición de mozos y regidores del nuevo alcalde. A esa convidada cada mozo había de llevar su propio tarugo de pan casero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción
La Primera Guerra Mundial en Color Cada sábado con tu periódico una nueva entrega de la colección de 6 DVD Ver Promoción
Dale al inglés con los clásicos bilingües Disfruta con los grandes de la literatura, aprendiendo inglés de forma fácil y entretenida Ver Promoción
Consigue la sensación de este veranoPuedes conseguir las fantásticas gafas que cambian de color Ver Promoción

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags