Jesús Vara Colino es desde 2007 alcalde de Venialbo. En estos momentos ultima la preparación de los de las fiestas patronales en honor a Nuestra Señora de la Asunción y San Roque, que se desarrollarán desde el próximo martes hasta el domingo con numerosos festejos taurinos, verbenas y actividades infantiles. El pueblo vive en estos días su semana cultural, que comenzó el pasado sábado 4 de agosto.

-¿Por qué coinciden tan cerca en el tiempo la semana cultural y las fiestas patronales?

-Para dilatar los días en los que el Ayuntamiento ofrece actividades, primero las culturales y deportivas y ya, durante las fiestas, las actividades lúdicas e infantiles junto con los festejos taurinos. La idea es ofrecer a los emigrantes que pasan sus vacaciones en su tierra actividades de entretenimiento, igual que hacen los hoteles. Venialbo tiene 500 habitantes censados y en agosto nos juntamos 2.000 personas. Los pueblos tenemos que procurar que sigan viniendo cada verano, porque eso supone una inyección a la economía del pueblo y de la provincia.

-¿Le gustaría recibir también turistas que no tienen raíces en la localidad?

-Por supuesto, por eso Venialbo participa en el «proyecto Aquarius» que organiza Coca-Cola, que pone en contacto a gente sin pueblo de toda España con localidades dispuestas a recibirlos y adoptarlos. Como en nuestro pueblo no hay ninguna casa rural he buscado particulares que alquilan habitaciones en sus casas. Ya he recibido correos de gente que estará en Venialbo este mes.

-¿La crisis ha mermado la calidad del programa festivo?

-No, porque nos hemos adelantado a la crisis y ahora tenemos unas cuentas saneadas. Eso nos ha permitido mantener el mismo cartel. Hace varios años que dejamos de montar la plaza de toros portátil porque la gente prefiere las actividades gratuitas, pero a cambio tenemos cuatro encierros. El único cambio ha sido la sustitución de la vaca del aguardiente por un encierro más que tendrá lugar el sábado. Esto no ha aumentado el presupuesto y tendrá una mejor acogida. Además, hemos conseguido contratar tres orquestas de prestigio gracias a que hemos negociado directamente con ellos, sin intermediarios. Dos de ellas, «Galeón» y «Universal», han tocado en los «Sanfermines» de Pamplona.

-¿Han recibido alguna subvención de otras instituciones para organizar los festejos?

-No, la crisis ha acabado con las ayudas públicas para este tipo de cosas. Por eso hemos tratado de fomentar el patrocinio privado tanto de empresas como de particulares. Algunas obras en Venialbo se realizan con el trabajo de vecinos voluntarios, por ejemplo, unos corrales que hemos construidos para el ganado comunal. Los vecinos que no pudieron aportar su mano de obra ahora tienen la oportunidad de colaborar con una ayuda económica para la organización de las fiestas, siempre de forma voluntaria, claro.

-¿Cree que la reducción del número de concejales que baraja el Gobierno será útil?

-En Venialbo no supondrá ningún ahorro, al contrario. El alcalde y los concejales no cobramos nada por nuestra labor, así que no suponemos un gasto sino un activo. Los vecinos se animan a trabajar voluntariamente porque ven que el primero que se levanta para pintar es su alcalde, y que el teniente de alcalde suelda y repara todo tipo de desperfectos.

-¿Y la eliminación de las competencias impropias?

-Eso sí puede ser positivo, porque si otras instituciones se hacen cargo de algunas funciones los ayuntamientos pueden ahorrar. Yo siempre he defendido la concentración de gastos entre pueblos para tener mayor poder de negociación y conseguir precios más bajos en todos los ámbitos que sea posible.

-¿Qué proyectos tiene el Ayuntamiento en la agenda para los próximos meses?

-Nos hemos apuntado a un plan provincial de obras que contratará en Venialbo a 17 trabajadores en régimen agrario que ahora están desocupados. Mi equipo siempre ha apostado por el empleo y la obra pública para reactivar la economía. En los últimos años hemos construido un velatorio y un consultorio médico sin aumentar la deuda municipal, todo un modelo de gestión pública, y más recientemente hemos cambiado el alumbrado y construido una piscina natural. En asuntos pendientes tenemos el lanzamiento de la página web oficial del pueblo.