16 de marzo de 2012
16.03.2012

Explosión de color en Arribes

La floración de miles de almendros, un fenómeno que anuncia la primavera en pueblos de Salamanca y Portugal, atrae a numerosos visitantes

16.03.2012 | 21:42
Vista de los almendros florecidos en la zona de la Ronda de Fermoselle.

Los arribes del Duero fermosellanos muestran estas fechas de tintes primaverales, merced a la floración de los almendros, un esplendor floral admirado por las personas, al tiempo que conceden al paisaje del Parque Natural una de las estampas de enorme encanto y espectáculo.
La propia villa de Fermoselle gana en elegancia con la explosión floral de una especie frutal que tiene su querencia vecinal y mantiene un estatus en los huertos y cortinas del casco urbano. Son «más de 50.000» los árboles los repartidos por cientos de fincas del término, y que aportan estas fechas su belleza, manifestándose en su plenitud allí donde forman masas de varios cientos, como es el caso de la plantación de 12.000 que cuenta Eduardo Fermoselle en los límites de la villa con Portugal y Villarino de los Aires.

Vecinos de Fermoselle creen que el fenómeno debería promocionarse más en Zamora, Salamanca y Portugal

Los sentimientos de este vecino, sin embargo, van más allá del reconocimiento de la belleza del paisaje y reparan en la rentabilidad, de ahí que exprese su preocupación porque llegue la lluvia, (anunciada para este fin de semana) acompañada en la noche por las heladas, y arrase con la cosecha de almendra. «Hay una temperatura óptima, la primavera está adelantadísima y es un problema» expresa Fermoselle, ligado al campo desde su época en Argentina, y comprometido de lleno con la innovación en todos sus aspectos.
La estampa paisajística del Fermoselle «es atractiva porque el almendro es una planta bonita, que se da la mano con el cerezo» expresa Manolo Fermoselle. Estos días la floración está en pleno auge y exposición. Viene a romper, además, la etapa de desnudo natural impuesta por el invierno, que deja al arbolado ceñido al tronco y su ramaje.
Algunos vecinos echan en falta que Fermoselle no aproveche este particular fenómeno natural para promocionar o realzar el atractivo del municipio y despertar el interés turístico, al igual que hacen otros pueblos o municipios como La Fregeneda, en Salamanca, o Mogadouro (Portugal).
La Fregeneda, coincidiendo con la floración de los almendros, hace años sabría el paso fronterizo de Vegaterrón, pero hoy día, con el paso expedito a todas horas, lo celebra con festividad y comparte una jornada de feliz convivencia con el pueblo vecino de Barca d´Alba. En el paso fronterizo del pueblo salmantino, al igual que cuenta Fermoselle, está prevista la construcción de un centro turístico de visitantes.
Igualmente, Mogadouro (Portugal) promueve en consonancia con la floración de los almendros una pluralidad de actividades que son bien acogidas porque el espectáculo floral anuncia una fase de germinación que hasta las aves y los insectos agradecen.
Las posibilidades turísticas de la floración del almendro es comentada por uno de los visitantes que defiende la importancia de este enclave de Arribes del Duero. En su criterio, la zona cuenta con elementos suficientes para construir «un Aula» de la Naturaleza o Arqueológica. Hace especial hincapié en el microclima del arribanzo para explicar la pronta explosión de vida del arbolado, que ha sido la causa de que lo llevara hasta la zona para disfrutar de una atmósfera saludable y de una visión encantadora.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags