10 de febrero de 2012
10.02.2012
La Opinión de Zamora
Aliste | Un zamorano de Figueruela de Abajo en Oriente Medio

«No debo abandonar a mis hermanos»

Romualdo Fernández, el único religioso español que permanece en Siria, desoye el consejo de la Embajada y no teme por su vida pese a estar en el centro del conflicto

10.02.2012 | 01:00

«No pienso dejar Siria. La Embajada nos ha aconsejado dejar el país lo antes posible, pero no debo abandonar a mis hermanos religiosos franciscanos sirios ni a los fieles cristianos que nos rodean». Romualdo Fernández, alistano de Figueruela de Abajo, es el único misionero español que permanece en esa zona de Oriente Medio, ahora en el punto de mira por la guerra interna que vive Siria entre el gobierno de Bachar el Asad y los cada vez más activos grupos de oposición. Desde la Casa Memorial de San Pablo en Damasco, el padre Romualdo relata a este diario cómo se está viviendo un conflicto que ya se ha cobrado más de seis mil muertos. «Hay miedo en la población, y sobre todo preocupación por lo que podrá llegar», cuenta.

Siria vive una situación de guerra, la mayoría de los españoles han abandonado el país siguiendo el consejo de la Embajada de España ante la creciente inseguridad e inestabilidad. Entre ellos no se encuentra el franciscano Romualdo Fernández, a quien ni se le ha pasado por la cabeza salir del país que pisó por primera vez hace 45 años. «No pienso dejar Siria, no debo abandonar a mis hermanos» cuenta desde Damasco, donde desde hace 19 años dirige la Casa Memorial de San Pablo, un centro de peregrinación de cristianos llegados de todo el mundo. Ahora no. La espiral de violencia que vive Siria ha paralizado todo el movimiento de turistas que acuden a esa zona dentro del periplo por Tierra Santa.


Pese a su compromiso con la minoría cristiana en el país musulmán, el padre Romualdo dice no haber visto su vida en peligro. «Aquí en Damasco no ha habido ningún ataque, excepto los dos coches bomba de Kfar Suseh» (el 23 de diciembre pasado horas antes de la llegada de los observadores de la Liga Árabe a la capital siria). Según cuenta, los días más conflictivos son los viernes, días de oración de los musulmanes; «nosotros no solemos salir de casa, nos recomiendan especialmente que no lo hagamos después del mediodía».


Asegura que «hay miedo entre la población, sobre todo preocupación por lo que podrá llegar. El precio de los enseres para el día a día de la vida cotidiana ha subido, los desocupados aumentan y el comercio está paralizado». Especialmente cruel es la situación en la ciudad de Homs, asediada desde hace días, donde «el horror por tanta muerte y crueldad hace que muchas personas empiecen a emigrar a otras ciudades más seguras».


Este misionero alistano, uno de los grandes conocedores de la realidad de Oriente Medio, no ve tan fácil, «por ahora», que los rebeldes puedan tomar Damasco, «no obstante ocupan grandes extensiones en los alrededores de la capital, la provincia de Rif Damasco». Romualdo Fernández asegura que «hay enfrentamientos sangrientos a diario. No pasa día sin que no haya un grupo de muertos y muchos heridos». No obstante puntualiza que «los muertos son también causados por los grupos de la oposición», desmintiendo las informaciones que culpan únicamente de las masacres al gobierno de Bachar el Asad. «Se trata de una guerra de religiones entre los diversos grupos musulmanes y esto ni los europeos ni Estados Unidos lo comprenden. Los sunitas no aceptan que un grupo pequeño y muy afín a los chiitas como es el alauita, dirija el gobierno de una nación musulmana. Ya hubo un intento de derrocar el gobierno de Hafed el Asad (padre del actual presidente) en el año 1982 y fue sofocado cruentamente, sobre todo en la ciudad de Hama».


¿Qué futuro le espera a Siria?. «Creemos que esto terminará algún día. En el pasado ha habido muchos conflictos y situaciones de querer exterminar a todo un pueblo. Sin embargo se ha superado, y la vida y la historia continúan. La oposición no quiere entrar en diálogo o poner ciertas condiciones; y los radicales musulmanes quieren que el gobierno alauita dimita, se vaya y sea reemplazado por musulmanes sunitas».


Especialmente crítico se muestra Romualdo Fernández con la posición de la comunidad internacional, que ha hecho piña en el Consejo de Seguridad de la ONU (con la excepción de Rusia y China) contra el régimen de Bachar el Asad. «La comunidad internacional apoya a la oposición sin hacer ninguna crítica de la situación, ven a todos los muertos como crímenes del Ejército regular. Sin embargo, muchos crímenes y muertes horribles han sido cometidos por la oposición, azuzada por grupos extremistas que viven fuera de Siria y que habían preparado con antelación el golpe-plan para derrocar al gobierno».


El misionero alistano pide incluso a la comunidad internacional «reexaminar su posición haciéndola más crítica con todas las partes en el conflicto». Desde una postura conciliadora, el religioso de Figueruela de Abajo aboga por determinar «qué es lo que la oposición quiere para ayudar a entablar un diálogo positivo entre las dos partes, dando respuestas y presentando peticiones concretas para el futuro. Me consta que hay familias musulmanas sunitas que simpatizaban con la oposición, pero viendo tantos crímenes (una parte cometidos por ésta), empiezan a retirarles simpatía».


¿Y qué postura adopta la Iglesia cristiana, minoritaria y presente en el epicentro del conflicto? «Seguimos las consigna de nuestro obispo: no entrar directamente ni con una parte ni con la otra. Seguir el buen clima de relación con el Gobierno, pero tampoco crear motivos de desacuerdo con la oposición. No provocarles y, en caso de necesidad, ayudar al que sea como fue el caso de los hechos sucedidos en la ciudad de Jis al-Shugur, en el mes de junio pasado, donde el párroco latino de Knaye sirvió eficazmente a las dos facciones». (Decenas de personas murieron por los violentos enfrentamientos entre tropas del Gobierno y grupos armados ocurrida en esa ciudad situada al norte de Siria). El franciscano, junto a los hermanos cristianos sirios, se ocupa de las parroquias latinas que existen en el país.


Profundo conocedor de la zona, al padre Romualdo le preocupa especialmente «que conviertan Siria en una nueva Libia o en un nuevo Irak». Pide por ello respeto a esos países. «Podemos hacer muchas preguntas, especialmente sobre los Derechos Humanos, que son diferentes según la Ley Islámica y según la ONU. Y de aquí viene el equívoco y la confusión para muchos. Me vienen a la menta las injusticias que la comunidad internacional cometió contra los serbios y la cuestión de Kosovo, ignorando la realidad y la historia».


Lamenta cómo después de arrasar Irak «vivimos muy de cerca el horrendo drama, especialmente de los cristianos que tuvieron que salir con un cúmulo infinito de sufrimientos. Irak se vació de cristianos -se estima en más de un millón los que tuvieron que emigrar- y hoy ningún organismo internacional de derechos humanos se pregunta dónde está ese millón de prófugos y en qué condiciones viven. Las potencias europeas y Estados Unidos se comportaron pésimamente con todos ellos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Lo último Lo más leído