15 de octubre de 2010
15.10.2010
Tierra del Pan

La consolidación de las cisternas romanas de Molacillos cuesta 275.000 euros

La Junta inaugura ayer los trabajos que han servido para acondicionar el interior y construir una estructura cubierta y un vallado perimetral

15.10.2010 | 03:07
El director general de Patrimonio Cultural, Enrique Sáiz, junto a Alberto Castro, señala el interior de la cisterna.

La Junta de Castilla y León ha destinado 275.000 euros para las obras de conservación y protección de las cisternas romanas del Teso de la Mora de Molacillos que fueron inauguradas ayer por el director general de Patrimonio Cultural, Enrique Sáiz y el delegado en Zamora, Alberto Castro. La actuación en la zona arqueológica ha consistido en la creación de una nueva estructura metálica, que servirá para proteger las cisternas y facilitar la visión de las mismas por parte de los visitantes.


El director general de Patrimonio Cultural, Enrique Sáiz, explicó que «se culmina un trabajo muy importante que se viene desarrollando desde cerca de los años 70 y sigue a partir de 2003 promoviendo la documentación y excavación de esta estructura de ingeniería romana y su posterior consolidación y puesta en valor del lugar». Destacó la importancia de las cisterna romanas de Molacillos, ya que, «en Castilla y León hay pocas estructuras como estas, que se incorporan a la red de yacimientos de la provincia como los campamentos y asentamientos romanos de la comarca benaventana».


Asimismo, Enrique Sáiz, confirmó que esta nueva infraestructura servirá para «poner en valor los bienes patrimoniales del territorio de Zamora que es una industria de futuro, que tanto en la capital como en la provincia, harán del lugar un destino atractivo que creará empleo y riqueza y una oportunidad de futuro para los municipios de los alrededores». La Junta de Castilla y León dará a conocer las cisternas dentro de las campañas de promoción del patrimonio regional a través de cartelería y folletos de mano, que «se está elaborando en estos momentos».


Las cisternas romanas de Molacillos son dos grandes aljibes, con una capacidad de 400 metros cúbicos, con planta rectangular, coronadas por una bóveda de cañón, que permitían almacenar el agua de origen pluvial. Podrían estar relacionadas con un posible asentamiento militar. Están excelentemente conservadas, lo que les da aún más valor, por la escasez que hay en nuestro país de este tipo de construcción civil.


El arqueólogo, Arturo Balado, destaca la importancia del yacimiento por «estar construidas en un momento en que se estaba consolidando la conquista romana de la península y son las únicas conocidas que no está asociadas a una ciudad romana». La época de su construcción correspondería al final de las guerras cántabras y el tiempo de ocupación habría sido de unos 170 años, dejándose de ocupar a partir del siglo I después de Cristo.


Según Balado el aljibe habría sido construidas por el propio ejército «para un destacamento que protegía una vía romana en un momento en el que el territorio no era muy seguro. Con ellas se garantizaba el suministro de agua tanto para la guarnición como para las caravanas que traían el oro en dirección a Roma».


Las cisternas se abastecían de agua de lluvia, ya que el arroyo Salado que pasa junto a ellas y viene de las Lagunas de Villafáfila es insaluble. Las intervenciones arqueológicas no han encontrado las posibles entradas de agua, pero si se han hallado los restos del brocal de un pozo para sacarla.


Las obras realizadas en los últimos años han consistido en trabajos de excavación arqueológica, así como la tramitación del cambio en la titularidad de los terrenos. Las actuaciones en la infraestructura son, por una parte, de restauración de las cisternas llevando a cabo trabajos de limpieza y consolidación de las superficies, y por otra, los nuevos elementos construidos, una estructura cubierta para la protección de las cisternas, un acceso para bajar a ellas y un vallado con paneles informativos.


El alcalde de Molacillos, Daniel Mateos, no podía ayer ocultar su «satisfacción» por el resultado final de las obras. Recordaba los inicios cuando todo apuntaba a que el Teso de la Mora podría albergar un castro celta, «cuando llegamos al Ayuntamiento pensamos en dar realce a la zona. Aquí existe un castro celta que fue datado en posteriores prospecciones, pero que había unas cisternas no lo sabía nadie. Nuestra idea era señalizar el posible asentamiento celta y comenzaron a mirar y mira con lo que nos encontramos».


Daniel Mateos pretende que la nueva zona arqueológica dé a conocer la localidad de Molacillos que junto a la iglesia del siglo XVIII de estilo barroco levantino, con pinturas de José Vergara e «intentemos vivir por aquí del turismo, porque de la agricultura, cada vez menos».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción
La Primera Guerra Mundial en Color Cada sábado con tu periódico una nueva entrega de la colección de 6 DVD Ver Promoción
Dale al inglés con los clásicos bilingües Disfruta con los grandes de la literatura, aprendiendo inglés de forma fácil y entretenida Ver Promoción
Consigue la sensación de este veranoPuedes conseguir las fantásticas gafas que cambian de color Ver Promoción

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags