27 de julio de 2010
27.07.2010
La Opinión de Zamora
Aliste

Villarino y Santa Ana achacan el deterioro de la vía a los pinos pegados a las cunetas

Ediles y vecinos exigen a la Junta la tala de árboles a 10 metros a cada lado de la carretera para que las raíces no dañen arcenes y calzada

27.07.2010 | 02:00

Vecinos de Santa Ana (municipio de Alcañices) y Villarino Tras la Sierra (Ayuntamiento de Trabazos) mostraban el pasado fin de semana su malestar por el estado de conservación la carretera ZA-V-2425 que une la Nacional 122, a la altura de Portilla Blanca (término de Alcorcillo), con los citados pueblos. Al problema, según los afectados, «del normal deterioro sufrido con el paso de los años y por ser una vieja carretera, con calzada de piedra y riego asfáltico», se suma ahora, inciden, «la acción de la flora» por lo cual se le exigen soluciones inmediatas a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León que deberían pasar, señalan «por talar los pinos más inmediatos para que no nazcan y crezcan en los arcenes y cunetas o levanten la calzada».


El edil José Antonio Alvarez Fernández asegura que «a mí como concejal del Ayuntamiento de Trabazos y como alcalde de Villarino Tras la Sierra no me queda más remedio que darles la razón a los vecinos y apoyarles porque lo que venimos reivindicando desde hace años es justo». Matiza que «la carretera está rodeada en la mayor parte del trazado de pinares, árboles que ya son muy grandes y las raíces han llegado hasta la calzada y la levantan el firme, deteriorándolo y poniendo en grave peligro la seguridad vial».


La solución que piden usuarios y los ediles pasa porque el Servicio Territorial de Medio Ambiente realice una «clara» de entre 10 y 20 metros a cada margen, con lo cual se evitarían los efectos de las raíces y el de las sombras con las placas de hielo en los inviernos y los «muy peligrosos deslumbramientos en verano».


La carretera ZA-V-2425 es una de las reivindicaciones históricas de los vecinos y su arreglo podría ser inminente. La Diputación ha incluido la ejecución material del proyecto dentro de «Movitrans» (Mejora de la Movilidad Transfronteriza por Carretera entre la provincia de Zamora y el Norte de Portugal). La propuesta cuenta con el respaldo de las Cámaras Municipales de Vimioso, Braganza, Vinhais, Miranda do Douro y Mogadouro.


El presupuesto de esta segunda fase asciende a un total de 1.728.992 euros. De conseguir la cofinanciación europea el Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) aportaría alrededor del 75% y la Diputación de Zamora el 25% restante.


El proyecto global fue aprobado el 24 de octubre de 2002 con un presupuesto de 1.979.650,83 euros, incluido el acceso hasta Portugal (raya con Vale de Frades). El 27 de mayo de 2005 se daba luz verde al Estudio de Impacto Ambiental. La primera fase, ya construida, se centró en la conexión de Villarino Tras la Sierra (casco urbano) con Valle de Frades (frontera) con 2.298 metros de recorrido y 595.025,25 euros de inversión.


«La gente se queja y lo hace con razón, la carretera está que da pena; algún día se va a matar alguien y entonces pediremos responsabilidades»


>


Alcalde de Villarino Tras la Sierra

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags