10 de mayo de 2009
10.05.2009
La Guareña
Un ilustre zamorano en el recuerdo 

Claudio Moyano, genio y figura

Nació a mitad de camino entre Bóveda y Fuentelapeña, sorprendida su madre, parturienta, por la francesada

10.05.2009 | 02:06

En 1989, obreros operarios municipales descubrieron la tumba donde estaba enterrado, en Fuentelapeña

En un rincón del viejo cementerio de Fuentelapeña se erige un sencillo monumento de piedra y forja. Dos cipreses cobijan los restos de quien fuera uno de los ilustres personajes zamoranos del siglo XIX: Claudio Moyano Samaniego, autor de la Ley de Reforma de la Enseñanza bautizada con su apellido, rector de las Universidades de Madrid y Valladolid, diputado en Cortes por Zamora, ministro de Fomento? e impulsor de infraestructuras básicas para la provincia, como el ferrocarril o las carreteras.
Venido al mundo el 30 de octubre de 1809 a mitad de camino entre Fuentelapeña y La Bóveda de Toro, en el paraje conocido como la Manga, huyendo de la francesada (invasión de los franceses), aquella atribulada nacencia perpetuaría una vieja disputa entre los dos pueblos sobre el alumbramiento de quien fuera uno de los personajes más importantes de la España del siglo XIX. Tal es la confusión sobre su certero origen que ni las enciclopedias se ponen de acuerdo a la hora de expresar su lugar de nacimiento. La Bóveda de Toro o Fuentelapeña.
Cuentan que, próxima al parto, la madre acudió a visitar a sus familiares a La Bóveda y cuando regresaba a su hogar de Fuentelapeña, a punto de verse sorprendida por una partida de franceses que merodeaban por la zona, el carruaje frenó el recorrido y, con el hijo a las puertas, parece ser que la parturienta alumbró al pequeño Claudio en plena naturaleza el penúltimo día de octubre de 1809; este año hace doscientos que vio la luz.
Sería bautizado en Fuentelapeña, donde la familia Moyano-Samaniego disponía de una casa-palacio en la hoy llamada calle de Claudio Moyano, donde actualmente se asientan otras viviendas y uno de los bares del pueblo. Nada queda ya de la hacienda de los Moyano Samaniego, sólo los restos del ilustre catedrático de Instituciones Civiles y Economía Política que, aunque fallecido en Madrid, de inmediato fue trasladado a su pueblo de origen, tal y como había sido su deseo.
El pequeño Claudio no mostró inquietudes políticas en sus primeros años, cuando su principal preocupación era corretear por las calles de Fuentelapeña, en cuya escuela aprendió sus primeros conocimientos. Hijo único de un familia con estimable hacienda, el joven Claudio se trasladó a Salamanca primero y más tarde a Valladolid, donde cursó estudios de Latín y Filosofía. Ejerció la Abogacía en Valladolid y se formaría también en Economía Política. Pero el gran salto a la política llegaría en el año 1841, cuando fue nombrado alcalde constitucional de Valladolid, años más tarde Rector de la Universidad y diputado en Cortes. El joven y ya bien formado Claudio Moyano, impulsaría desde su puesto importantes reformas, dando buena muestra de sus dotes de oratoria.
Aunque en las alturas del poder, Claudio Moyano cultivó siempre sus orígenes castellanos y no dudó en mirar hacia los intereses de su tierra desde los gobiernos de los que formó parte. «No se hacía nada en Zamora sin contar con Moyano», se recordaba en el homenaje promovido por el Instituto de Estudios Zamoranos en 1990, con motivo del centenario de su muerte. Obras como el proyecto de la vía férrea de Medina a Zamora pasando por Toro, y que contemplaba una prolongación a Oporto más tarde frustrada; la mejora de la carretera de Valladolid a Zamora; la Zamora-Fuentesaúco o la potenciación de la industria harinera forman parte del legado de este ilustrado que llegó a acumular un importante patrimonio. No en vano, Claudio Moyano figuraba en la lista de los mayores contribuyentes por tributación territorial de la provincia de Zamora, como recuerda el profesor Miguel Angel Mateos. «Era un defensor de la propiedad individual. El tiene un riquísimo patrimonio, encontrándose entre los 25 mayores propietarios de la provincia. Y las propiedades de la familia se extienden a Fuentelapeña, La Bóveda, Alaejos y Fuentesaúco».
Tan prolífica existencia –«era un hombre duro en las Cortes pero muy asequible y de gran corazón»– y elocuente humanidad, no fraguó en matrimonio alguno –cuenta Ventura Prieto que sus tres grandes amores de juventud fueron "el santo amor al trabajo, el noble amor a la belleza y el amor sublime a la libertad"– se apagaron el 7 de marzo de 1890 en Madrid. Reflejan las crónicas de la época el sentir del pueblo madrileño hacia uno de sus hijos adoptivos, aunque sus restos fueron trasladados al panteón familiar de Fuentelapeña, donde reposaron en el más absoluto anonimato a lo largo de un siglo.
Hasta que en el año 1989, siendo alcalde de Fuentelapeña César Polo, comienzan los trabajos de descubrimiento de la tumba de Claudio Moyano por los empleados del Ayuntamiento, contratados a través de las ayudas al paro rural. «Yo siempre le había oído a mi madre que al lado de los restos de nuestros antepasados estaban los de un hombre muy importante que se llamaba Claudio Moyano, siendo yo bien pequeño me decía "ahí está la tumba", y yo siempre lo tuve en la cabeza. Era lamentable que la tumba de un hombre como ese permaneciese olvidada, perdida y cubierta de suciedad».
El centenario del fallecimiento de tan insigne vecino se antojaba una fecha propicia para descubrir la tumba. Fue preciso realizar un enorme hoyo (de cuatro metros de anchura, tres de longitud y otros tantos de profundidad, recuerda en una de sus crónicas el periodista Luis Miguel de Dios) hasta hallar una grande y pesada losa de granito en la que todavía se podía leer "Aquí yace D. Claudio Moy" (habían desaparecido las otras letras), recuerda el ex alcalde de Fuentelapeña. «Levantamos la parte de arriba y ahí se veía el cráneo bajo un cristal. Al abrir un poco la caja se le veía todavía estaba vestido de ministro, con una banda azul y las botas. Pero no quisimos tocar más porque se deshacía todo, se volvió a cerrar. Habían pasado cien años», recuerda César Polo. Fue el propio alcalde quien avisó de inmediato al entonces delegado de Cultura, Herminio Ramos, quien, raudo, se desplazó a Fuentelapeña para ser testigo de tan importante descubrimiento. «Don Herminio se portó fenomenal, en seguida dijo que había que hacer algo digno». La decisión más inmediata fue levantar un monumento funerario en piedra y forja, obra de Miguel Fernández Calles. El Instituto de Estudios Zamoranos Florián de Ocampo editó un tríptico.
El entonces diputado provincial de CDS, Luis Rodríguez San León, remitía una carta al alcalde de Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún, solicitando la donación a Fuentelapeña de un busto de bronce con motivo de la inauguración del pequeño mausoleo en el cementerio de Fuentelapeña. Nada de ello se supo. Un libro abierto sobre la tumba recuerdan las fechas claves del devenir del personaje.
Y a lo largo de una semana, en Fuentelapeña se programaron una serie de actos culturales y lúdicos para rememorar el centenario del nacimiento de tan excelsa figura histórica con participación del Ayuntamiento de Fuentelapeña, la Diputación, el Instituto de Estudios Zamoranos, la entonces Caja de Zamora y el Instituto de Bachillerato de la capital que lleva su nombre.
Uno de los acontecimientos más recordados fue un partido de fútbol entre viejas glorias del Real Madrid y aficionados locales. Concursos de dibujo y redacción, exposiciones, teatro y bailes rememoraron los cien años de uno de los más ilustres hijos de Fuentelapeña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción
La Primera Guerra Mundial en Color Cada sábado con tu periódico una nueva entrega de la colección de 6 DVD Ver Promoción
Dale al inglés con los clásicos bilingües Disfruta con los grandes de la literatura, aprendiendo inglés de forma fácil y entretenida Ver Promoción
Consigue la sensación de este veranoPuedes conseguir las fantásticas gafas que cambian de color Ver Promoción

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.

 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags