El Partido Popular considera que es al Obispado a quien corresponde promover la restauración de la iglesia de Santa María de Castroverde de Campos como propietaria del monumento. Con ese argumento rechazó ayer la proposición de no Ley defendida por PSOE para restaurar el templo, declarado Bien de Interés Cultural desde marzo de 1994 y cerrada al culto, dado su mal estado, desde 1993. El portavoz socialista de Cultura en las Cortes, José Ignacio Martín Benito, que defendió la iniciativa, acusó a la Junta de «no tener ninguna voluntad de acometer la restauración». Asimismo recordó que el Obispado se ha comprometido a acometer las obras del solado del templo y que, según información del delegado diocesano, la Junta se había comprometido al resto. Esta circunstancia fue negada por el portavoz del grupo popular, Luis Domingo González Núñez, quien argumentó además que «a quien corresponde promover la restauración es a sus propietarios», esto es, al obispado de Zamora. Achacó al obispado González Núñez que «no ha habido un mantenimiento adecuado», al tiempo que afirmó que «el compromiso es obligatorio por parte del obispado».