Morales.- «Hoy he hecho la paz». Así de explícito y radiante se explicaba el pequeño Ismael Feliz ante los profesores para dar cuenta de los numerosos y variados trabajos con los que profesores y alumnos conmemoraban ayer, 30 de enero, el Día de la Paz. Presidía la entrada al colegio de Morales del Vino una preciosa paloma de color azul que resaltaba sobre un corazón rojo y portaba en su pico una flor. Cada curso se ha encargado de montar el puzzle, enlazando las diferentes piezas realizadas por los escolares de los cursos de educación primaria e infantil. Grandes murales con dibujos y curiosos mensajes adornaban el pasillo central, así como los símbolos identificativos de la efeméride, entre ellos las manos de colores. "Deseo que los pobres tengan dinero", "Escucha y calla si quieres vivir en paz", "Deseo que nadie se meta con alguien y que no haya peleas", eran algunas de las misivas que se podían leer y que completaban a los trabajos de plastilina, todos ellos realizados durante la última semana.