Castro.- La Diputación Provincial de Zamora sigue sufriendo la sustracción y robo de piezas de sus carreteras lo que en ocasiones supone un grave peligro para quienes por ellas circulan.

Si en meses pasados el puente de la carretera ZA-P-1405 se veía privado de la mayor parte de una de las barandillas metálicas sobre el arroyo Valdeladrón, ahora le ha tocado el turno a la nueva carretera transfronteriza entre Castro de Alcañices y Paradela, abierta al trafico recientemente. Muchos usuarios que decidieron ir a Portugal por ella se encontraron con algunas deficiencias en materia de señalización y así era.

La empresa Pavimentos Asfálticos de Salamanca instalaron todas las incluidas en el proyecto, lo que sucede es que algunas, al parecer fueron robadas antes incluso de que fraguara el cemento. Nada más conocer la situación la Diputación envío a un vigilante de obras para conocer el alcance de las sustracciones y así reponerlas.