La Guardia Civil intervino 270 dosis de distintas drogas durante una operación desarrollada en las pasadas fiestas navideñas en lugares de ocio de la capital zamorana.

La operación tenía como principal objeto erradicar el pequeño tráfico de estupefacientes y la mayor parte de la droga intervenida era hachís, heroína, cocaína y marihuana.

La Guardia Civil realizó un total de 24 actas de denuncia, principalmente por consumo y tenencia de drogas en lugares públicos, informaron a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno.

Por otra parte, la Guardia Civil imputa a una persona por conducir bajo la influencia de bebidas alcohólicas. Al conductor le fue realizada la prueba tras sufrir un accidente de circulación en la madrugada de ayer en el término de Lubián.

Componentes del equipo de Atestados de la Guardia Civil de Benavente realizaron la prueba de impregnación alcohólica al conductor al presentar signos evidentes de encontrarse bajo la influencia del alcohol, y arrojó unos resultados muy superiores a los legalmente permitidos. Fue puesto a disposición del Juzgado.