Prado.- El presidente de la Diputación, Fernando Martínez Maíllo, visitó en la mañana de ayer la comarca de Tierra de Campos, y en concreto los municipios de Villamayor de Campos, Quintanilla del Olmo, Prado y Villanueva del Campo, donde además de escuchar las demandas de los alcaldes y responsables municipales, explicó los planes de la institución provincial para los próximos dos años en materia de infraestructuras y carreteras en la comarca.

Así se refirió a la inversión de Planes Provinciales que este año repartirán cerca de 1.800.000 euros en los ayuntamientos de la zona de Campos y explicó algunos de los criterios aplicados en esta ocasión, tales como la reducción de las aportaciones de los municipios más pequeños, lo que les va a permitir hacer mayores infraestructuras, y la prioridad y solidaridad hacia aquellos municipios que menos tienen.

En materia de carreteras Fernando Martínez Maíllo aludió a dos infraestructuras importantes para toda la comarca. En primer lugar, la carretera que va hasta la provincia de Valladolid y que une Vega de Villalobos , Villalobos y San Esteban del Molar, una vía provincial cuyo proyecto va a ser contratado próximamente. Aludió igualmente a la carretera de Vidayanes-Revellinos, una infraestructura muy demandada por los vecinos de la zona, que contará con la redacción del proyecto este mismo año y podrá iniciarse la obra. También quiso hacer llegar a los ayuntamientos la preocupación por los caminos rurales que aunque no son de directa competencia de la institución, tienen gran importancia en la estructura económica de las comarcas, con una población eminentemente agrícola. La Diputación, tal como informó el presidente de la Diputación, va a establecer convenios con las mancomunidades que tienen maquinaria suficiente, pero les falta el personal. Se creará así una línea de subvenciones, que ya aparece consignada en los presupuestos de este año, de manera que se reduzcan las aportaciones de los ayuntamientos y las mancomunidades puedan realizar contrataciones de personal y poner en valor la maquinaria con que cuentan, de forma que se puedan mejorar los caminos rurales de los ayuntamientos, lo que constituía una reivindicación histórica.