Las pérdidas ocasionadas por la sequía en el sector apícola en 2005 ascendieron a 50 millones de euros en toda España, de ellos 8,3 millones en Castilla y León, según denunció ayer la Coordinadora Agraria-COAG.

En el pasado año la producción natural de plantas y en concreto las diferentes floraciones se vieron seriamente afectadas por la escasez de lluvia lo que provocó una reducción de la producción de miel de un 60%,en comparación con un año meteorológico normal.

Asimismo, debido a la pertinaz sequía ha sido necesario suplementar las colmenas con alimentación complementaria durante la época de invierno.

Por otro lado, esta organización agraria, a través de un comunicado, explicó que el Ministerio de Agricultura ha eliminado la obligatoriedad de suscribir un seguro agrario en apicultura, para poder acceder a los prestamos habilitados con el fin de paliar los efectos de la falta de lluvia.

La Coordinadora pide a la Consejería de Agricultura que incorpore la apicultura, con una prima del 15 por ciento, en la convocatoria de ayudas a la suscripción de seguros agrarios de 2006.