La empresa General de Cuadros Eléctricos cumple este año el décimo aniversario de su apertura desde que la firma se instalara primeramente en el polígono industrial de La Hiniesta de Zamora y desde hace cuatro en Villaralbo. «Me vine precisamente aquí, porque en el polígono no había suelo industrial y ahora me está empezando a pasar lo mismo. Villaralbo necesita con urgencia crear un polígono industrial», afirma José Fernández Alonso, un empresario de 41 años marcado por el trabajo y el éxito, que apostó en su día por una rama de actividad de gran implantación en la industria, la agricultura «y ahora con un empuje especial hacia el sector doméstico».

- ¿Qué proyectos tiene para celebrar los diez años en el mercado?

- El más inmediato es la elaboración de un catálogo que saldrá a primeros de marzo, coincidiendo en que ese mismo mes se hace la exposición del mundo del agua en Zaragoza, Smagua, que es la feria más importante de Europa.

- ¿Asisten anualmente?

- Así es, desde que empezamos en el negocio. Este es el 17 Salón Internacional del Agua y el 7de Medio Ambiente y en esta edición está previsto desarrollarse entre 27 y el 31 de marzo.

- ¿Qué mercado tienen sus productos?

- Estamos fabricando alrededor de nueve mil productos diferentes, que se distribuyen en el mercado mundial, exportando a Italia, Francia y Marruecos, entre otros. Tenemos una amplia cartera de clientes.

- ¿Cuáles son los artilugios más demandados?

- Lo que más demandan son las electrobombas sumergidas para sondeos de cuatro a seis pulgadas, utilizadas en la agricultura de riego, los cuadros eléctricos para la protección de esas electrobombas o los motores de uso industrial. Nosotros diseñamos y realizamos cuadros eléctricos destinados fundamentalmente a la industria y la agricultura, pero también ahora al uso particular, por ejemplo, aquellas personas que tienen casa con piscina o pozo de riego y necesitan estos componentes.

- ¿Qué contingente de trabajadores forman la plantilla?

- Hemos creado cerca de cien puestos de trabajo. En plantilla tenemos a 72 personas aquí en la planta de Villaralbo, más los 26 comerciales, que no están como fijos sino que van a comisión. Cada empleado, en su puesto de trabajo, hace un cuadro diferente para un uso distinto. Últimamente hemos adquirido un robot que es una maravilla, por la gran ayuda que supone en la selección de cables.