Palazuelo.- Los pueblos de la comarca natural de Aliste, Tábara y Alba se están convirtiendo en el paraíso de las personas más longevas en la provincia de Zamora siendo ya un buen número de hombres y mujeres los que superan los cien años. La abuela de San Vicente de la Cabeza, Lorenza Rodríguez Alonso, nació el día 8 de marzo de 1904 en la localidad de Palazuelo de las Cuevas, donde vive entretenida con sus cosas y recuerdos, por lo cual está a punto de cumplir los 102 años. Toda una vida, larga y entretenida, donde, como a la mayoría de las mujeres alistanas, le ha tocado trabajar muy duro alternando las labores agrícolas y ganaderas con las propias de la casa para atender a su familia. Ella ha conocido el reinado de Alfonso XIII, las dictaduras de Primo de Rivera y Francisco Franco, la República y la Democracia Constitucional.

Buena gente, su mayor tesoro es la familia: tiene dos hijas, Tomasa, con la que reside, y Genoveva, además de cuatro nietos y cuatro bisnietos, estos repartidos por Burgos y Madrid, lo cual no les impide acercarse siempre que pueden a Palazuelo de las Cuevas para pasar un fin de semana con su querida abuela, la cual consider la estancia junto a ellos los momentos más felices.

A pesar de su avanzada edad, a la señora Lorenza aún le gusta salir a tomar el sol y a dar sus paseos por la calle La Cuesta y charlar un rato con sus paisanos y paisanas, muy en particular con su vecina Rosalía Rodríguez Cisneros, ya que son dos buenas amigas, de siempre, y no pueden pasar un día sin encontrarse y contarse sus cosas; encuentros que si el mal tiempo los tienen al calor de la cocina.

La Corporación Municipal del Ayuntamiento de San Vicente de la Cabeza, que preside Juan Garrido Ferrero, ya le ha hecho un merecido homenaje entregándole una placa conmemorativa, un ramo de flores y una tarta que «me ha hecho mucha ilusión». Junto a la Alcaldía estuvieron todos los concejales: Yolanda Mata Ribada, Justo Pérez Fernández, Paulino Blanco Garrido, Fernando González Rodríguez, Miguel Angel Margusino Blanco y Antonio Fernández Pérez, que le mostraron sus mejores deseos de salud y suerte.

Tomasa espera con ilusión la primavera para poder pasar más tiempo al sol, pero antes tiene una cita el 8 de marzo, para muchos imposible cumplir y celebra el que será su 102 cumpleaños con familia y amigos.