El CD Zamarat ha presentado su campaña de socios para la temporada 2021-2022. Una iniciativa en la que queda claro que e la entidad naranja apuesta por recuperar la masa social de cursos anteriores pues, según lo expuesto en Caja Rural, convertirse en abonado resultará realmente asequible y permitirá al aficionado disfrutar de mucho baloncesto en los próximos meses.

Impulsada una vez más por Caja Rural, entidad que en palabras de Narciso Prieto está empeñada en que "siempre haya algo interesante en Zamora" y cuya apuesta por el CD Zamarat es innegable "con una relación de muchos años" y "el patrocinio de la cantera casi en exclusiva", la campaña de socios naranja llega con precios realmente reducidos. Y es que, según expuso Nacho Teruelo, un asiento en tribuna o preferencia para disfrutar del Recoletas Zamora esta temporada costará 60 euros al seguidor adulto, 30 euros a los jóvenes (menos de 23 años) y jubilados (presentando carnet) y 90 euros a aquellas empresas que quieran colaborar siendo afiliadas. Precios que, además, se ven reducidos en un 50% si el interesado apoyó al club durante el pasado curso y renueva su abono para la temporada.

"Nuestro objetivo esta campaña es el regreso del Recoletas Zamora a Liga Femenina y la vuelta del equipo masculino a Liga EBA, y para ello queremos contar con el máximo respaldo social posible. Creemos que va a ser una buena temporada, hay mucha ilusión y queremos que todos disfruten de ella", señaló Teruelo, asegurando que la directiva ha querido "premiar la fidelidad de todos aquellos que permanecieron en el club durante una campaña tan dura como la anterior" y por ello sería posible disfrutar de los partidos en casa de la Liga Challenge, la Primera División masculina, la próxima Copa de Castilla y León y más por apenas 30 euros siendo adulto o 15 euros siendo joven o jubilado.

La campaña de socios deja entrever la intención del club de fortalecerse con el paso atrás que a nivel deportivo dio la pasada temporada. "Este es un proyecto creciente y nos gustaría recuperar la masa social que teníamos varios años para que siga siendo así", comentó el dirigente de un CD Zamarat que sueña con volver a alcanzar 500 o 600 abonados, si bien sabe que es difícil por "el miedo que todavía persiste a la hora de acudir a eventos multitudinarios".