Al Quesos El Pastor le tocaba este sábado ser juez de la Liga, y por ese motivo en el equipo tenían clara la premisa dar todo lo que estuviera en su mano para no desvirtuar la competición, a pesar de que ellas ya tienen confirmado su descenso a Liga 2. Con ese objetivo y con la firme convicción de despedirse de la Liga Femenina con la mayor dignidad posible saltó el Zamarat a pista para medirse a un Bembibre que sí tenía necesidad de ganar para evitar su propio descenso y así lo hizo. El triunfo de las locales fue incontestable y pudieron rubricar su continuidad en la máxima categoría del baloncesto femenino 79-59, lo que supone también el descenso de Al-Qazeres a L2.

Lo que debía haber sido un derbi intenso, como ha sucedido años atrás, se convirtió en un encuentro de transición a partir del segundo parcial aunque, eso sí, en el equipo zamorano dejaron clara su profesionalidad a pesar de la realidad que atraviesan. El comienzo de este derbi regional estuvo lleno de dudas y acciones erráticas bajo el aro que evitaron anotaciones altas. Con el tanteo muy ajustado en los primeros compases, Roselis Silva (ex del Zamarat) cogió las riendas de su equipo y desde la línea de tres trató de poner distancia, aunque Victoria Vivians ponía la réplica desde las filas naranjas (8-8). Sin embargo, el fondo de armario de Bembibre permitió a las locales ir tomando ventajas mientras que a las zamoranas les faltaba oxígeno. Poco a poco, las anfitrionas fueron poniendo distancia que llegó a ser de nueve arriba al término de este primer cuarto (19-10).

Sin embargo, no estaba todo dicho y las de Pepe Vázquez siguieron empujando. A pesar de que Vivians trataba de mantener vivo al Quesos El Pastor la tarea era más que complicada, y el poder anotador de las de Fran García fue desapareciendo y se quedó anclado durante muchos minutos en los 18 puntos. Ese hecho permitió a las locales ir tomando de nuevo rentas, sin hacer su mejor partido, mientras que en el Quesos El Pastor de vivía el debut en Liga Femenina de la júnior Lucía Pinto que pudo sumar minutos en la élite del baloncesto femenino español. El parcial siguió avanzando con un Zamarat que a estas alturas apenas oponía resistencia y cuyas concesiones en el rebote estaban siendo clave para la victoria de las de Bembibre, que llegaron al descanso con una renta de 13 arriba (34-20).

El encuentro se reanudó con el Bembibre recuperando su acierto desde la línea de tres con dos triples prácticamente consecutivos que permitían a las de Pepe Vázquez doblar en puntos a las naranjas (40-20, min. 23). El orgullo de las visitantes tenía que aparecer y Montoliu tiró de él con un 3+2 consecutivo que al menos dejaba claro que no arrojaban la toalla a pesar de que el triunfo era a esas alturas una quimera (46-27). El recital de Roselis Silva no tenía freno. El equipo local sabía que la victoria era imprescindible para continuar en la élite mientras que el Zamarat estaba prácticamente desaparecido (62-37). En el banquillo anfitrión las rotaciones siguieron siendo una constante en un último tramo en el que estaba todo dicho. Bembibre no cedió y amplió distancias hasta poner el definitivo 79-59.