El Quesos El Pastor afronta sus últimas semanas en Liga Femenina, y el objetivo es hacerlo con la mayor dignidad posible y la máxima profesionalidad. Así, el Zamarat se prepara para recibir a uno de los rivales más duros de la Liga (domingo, 12.30 horas), el Valencia, y lo hace mermado de efectivos y consciente de todas las dificultades. Sobre esta complicada realidad, el entrenador, Fran García, quiso romper una lanza en favor de sus jugadoras y puso de relieve las ganas con las que entrenan, a pesar de la irreconducible situación abocada al descenso, y destacó que “no se está cayendo en una mala dinámica, ni de trabajo ni de compromiso, algo que es de aplaudir”. Para este encuentro la situación en la plantilla zamorana vuelve a ser muy complicada.

El entrenador no podrá contar una semana más con Amy Okonkwo, que lleva varias jornadas sin poder jugar por un edema óseo del que no acaba de recuperarse, mientras que Marina Lizarazu se ha despedido de la competición y es que tiene que someterse a una artroscopia en el menisco y estará entre seis y ocho semanas de baja. A estas ausencias fijas se suman jugadoras “tocadas” como es el caso de Policari, Gidden, con un esguince en el dedo, o Montoliu, con problemas en los isquiotibiales, y que no saben en qué medida podrán contribuir al juego colectivo. “Jugar tantos minutos y entrenar sin gente, al final pasa factura en el plano físico” se lamentaba el técnico.

Aun así, el reto está claro y será dar la cara ante Valencia, un rival más que complicado, con opciones de ganar la Eurocup y competir la Liga (siempre con permiso de Avenida). “Tienen jugadoras de mucho nivel, internacionales, WNBA… hay que salir a dar la cara y competir hasta que duren las fuerzas”. Con todo, se espera poder tener buenos minutos de baloncesto y afrontarlo con la cabeza alta.

Faussurier: “Hay que darlo todo en los partidos”

Ana Carlota Faussurier, jugadora del Quesos El Pastor, admitió que es la primera vez en su carrera que se enfrenta a este tipo de situaciones y es que “nunca antes he descendido”, algo que en el caso del CD Zamarat parece irremediable que ocurra dada la más que difícil situación. La ala pivot sí dejó claro que, a pesar del panorama, ellas afrontan el encuentro de mañana ante Valencia en el Ángel Nieto con todas las ganas. “Al final somos profesionales por lo que tenemos que ir a los partidos a darlo todo e intentar ganarlos, por muy difícil que sean”. Así, la jugadora naranja cree que una de las claves para poder dar la sorpresa será estar “muy concentradas desde el principio y muy fuertes en defensa”, con el objetivo de competir todos los partidos que les quedan. Respecto al futuro, reconoció que todavía no se ha parado a pensar ni a estudiar posibles destinos.