Dos investigados en Burgos por manipular fraudulentamente motosierras

Fueron sorprendidos con estas herramientas que resultaron ser de marca blanca, pero que exhibían pegatinas de reconocidos fabricantes del sector

Dos agentes revisan el material falsificado.

Dos agentes revisan el material falsificado. / Guardia Civil-Ical

Ical

Efectivos de la Guardia Civil de Burgos investigaron a dos personas, cuyas iniciales son A.B.M., de 54 años de edad, y T.M.G.G., de 53 años, como presuntos autores de un delito contra la propiedad industrial e intelectual, al falsificar diversas motosierras y una amoladora, simulando pertenecer a reconocidos y contrastados fabricantes de este mercado, cuando en realidad eran aparatos de marca blanca de baja calidad.

Los hechos ocurrieron días atrás, en un área de servicio de la carretera N-I a su paso por La Bureba. Una patrulla que se encontraba de vigilancia preventiva en dicho espacio receló de la presencia de un vehículo y de la actitud sospechosa de sus dos ocupantes que, al percibir a los guardias civiles, con cierto nerviosismo, taparon apresuradamente los bultos que transportaban en el maletero del turismo.

Los dos varones, siempre en actitud esquiva, fueron interceptados por los efectivos del Cuerpo e identificados para, a continuación, practicar un registro al maletero, donde se descubrieron seis motosierras de motor de gasolina, una amoladora y cinco baterías portátiles. Una inspección visual más profunda de los aparatos destapó que carecían de número de serie y de la propia marca del producto, que legalmente introducen los fabricantes para su identificación.

Sin embargo, la mayoría presentaba colocados, en los laterales del chasis y hojas de corte, adhesivos de reconocidas firmas de este sector. No obstante, a simple vista, se percibía la escasa calidad del producto y su deficiente acabado. Además, los implicados no supieron demostrar su origen y lícita procedencia.

Adicionalmente, sobre los asientos posteriores se encontró una mochila y en su interior diversas pegatinas, con el logo de prestigiosos fabricantes registrados dedicados históricamente a la fabricación y venta de herramienta forestal y de jardinería, a motor de gasolina, eléctrico y de funcionamiento por batería.

Se inició entonces una investigación bajo la sospecha de que los artículos fueran imitaciones o falsificaciones del producto original. El informe pericial solicitado y emitido por una de las marcas perjudicadas ha corroborado que, efectivamente, se trata de falsificaciones y por tanto de una estafa. Las herramientas han sido intervenidas y retiradas del mercado, los sospechosos investigados y las diligencias instruidas presentadas en los Juzgados de Burgos.

Los investigados y el vehículo en el que viajaban, están vinculados en el pasado con estafas similares. Se sospecha pudieran viajar por la provincia y ofrecer mediante venta ambulante irregular esta herramienta falsificada, a precios muy por debajo de la oferta del mercado, según indicaron hoy fuentes de la Subdelegación del Gobierno.